Un gran incendio en una cárcel de Honduras provocó la muerte de al menos 357 personas, incluidos reos que quedaron atrapados en sus celdas, dijeron autoridades el miércoles.

Honduras tiene la mayor cifra de homicidios del mundo, según Naciones Unidas, y debe enfrentarse a la violencia de cárteles del narcotráfico, bandas juveniles callejeras y cárceles superpobladas.

La fiscalía general dijo que al menos 357 personas habían muerto por el incendio en la prisión, que alojaba a más de 800 prisioneros, casi el doble de su capacidad, situada en la ciudad de Comayagua, unos 75 kilómetros al norte de la capital Tegucigalpa.

Este es uno de los peores incendios ocurridos en una prisión en Latinoamérica. Medios locales dijeron que muchos reos murieron calcinados atrapados en sus propias celdas.

"Ando buscando a mi hermano, no sabemos qué pasa con él y no nos dejan entrar", dijo Arlen Gómez a la radio local, mientras buscaba desesperada información.

Decenas de personas se encontraban afuera de la prisión pidiendo información sobre sus familiares, mientras militares vigilaban la zona.

Autoridades penitenciarias tenían hasta ahora dos hipótesis sobre las causas del incendio: un cortocircuito en el sistema eléctrico o que un prisionero haya prendido fuego a un colchón.

En mayo del 2004 en una cárcel de San Pedro Sula, la segunda mayor ciudad de Honduras, murieron 107 reos, y en el 2003 murieron 78 personas en una prisión de la ciudad de La Ceiba.

PRESO PROVOCÓ INCENDIO

La gobernadora del departamento hondureño de Comayagua, Paola Castro, recibió una llamada telefónica de un preso informándole de que fue otro quien inició expresamente el incendio.

"A las 11 y 10 (23H10 locales, 05h10 GMT) recibí una llamada de un interno. Me dijo que otro reo había dicho: 'voy a meter fuego a esto y nos vamos a morir todos'. Y le metió fuego y nos estamos quemando, nos estamos muriendo todos", relató Castro a la AFP.

La gobernadora del departamento de Comayagua había realizado durante años trabajo social en la granja prisión, razón por la cual era conocida por muchos de los internos, lo que explicaría la existencia de una comunicación telefónica directa de un presidiario a una autoridad política local.

SUSPENDEN A AUTORIDADES CARCELARIAS

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, anunció este miércoles la separación temporal de las autoridades penitenciarias para garantizar una investigación eficaz de las causas del incendio del penal de Comayagua que dejó al menos 272 muertos.

"Haremos toda la investigación para determinar que provocó esta lamentable e inaceptable tragedia, para sentar responsabilidades", dijo Lobo, en cadena de radio y televisión, al anunciar la "suspensión de los cargos" para "garantizar un proceso investigativo de total transparencia".

El siniestro habría comenzado a eso de las 22H50 locales del martes (04H50 GMT del miércoles) por causas aún desconocidas, y fue controlado por los bomberos unas tres horas después, según las autoridades.

Galería: Incendio en penal de Comayagua

RDS