Al menos 60 personas murieron en los hechos de violencia del día de ayer en Jamaica, según información de personal de salud.

Dos camiones llevaron unos 50 cuerpos el martes a la morgue en el Hospital Público de Kingston, dijeron enfermeros locales. Además, se atestiguó la llegada de un tercer camión en las afueras de la morgue, lleno de cuerpos con heridas de bala, incluido un bebé. Otra enfermera dijo que este transportaba 12 cadáveres.

Las fuerzas de seguridad han rodeado el hospital desde que se desató un enfrentamiento armado cuando miembros de pandillas intentaron acompañar a los primeros dos camiones a la morgue.

Christopher Dudus Coke es buscado por el gobierno de Estados Unidos bajo cargos de tráfico ilegal de drogas y de armas; si es condenado, probablemente recibirá cadena perpetua.

Las fuerzas de seguridad jamaicanas continuaron el martes, por tercer día, una ofensiva en los barrios miserables más violentos de la capital de Jamaica, tratando de localizar al capo.

Agentes allanaron edificios en busca de armas y combatieron con seguidores enmascarados del líder pandillero.

Hasta el momento, la policía ha reconocido la muerte de 27 personas, la mayoría de ellos civiles, desde que el lunes lanzó un ataque al refugio de un narcotraficante requerido en extradición por Estados Unidos.

Primer Ministro lamenta pérdidas humanas

El primer ministro de Jamaica, Bruce Golding, lamentó este martes la pérdida de vidas en la violencia desa­tada por el intento de capturar a un presunto narcotraficante, y prometió restablecer la ley y el orden en este país caribeño.

El gobierno lamenta profundamente la pérdida de vidas de miembros de las fuerzas de seguridad, y las de ciudadanos inocentes y acatadores de la ley que fueron atrapados en el fuego cruzado , dijo Golding.

Agregó que los operativos para dar caza a armas ilegales y personas criminales continuarán.

También prometió que las fuerzas de seguridad terminarán con el desor­den y restablecerán la ley.