Beirut.- Dieciséis yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) murieron este sábado en un asalto de las fuerzas kurdas en el noreste de Siria, junto a la frontera con Turquía, indicó una ONG.

El ataque iba dirigido contra posiciones del EI en el límite sur de la ciudad de Ras al Ain, en la provincia de Hasaka, señaló el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Ras al Ain fue escenario de intensos combates en 2013 entre el EI y las fuerzas kurdas, que acabaron por expulsar a los yihadistas del puesto fronterizo con Turquía y del interior de la ciudad.

Mientras tanto, en Kobane, a 100 kilómetros al oeste, prosiguen los combates entre milicianos kurdos sirios y el Estado Islámico, que desde hace tres meses trata de apoderarse de esta ciudad kurda, añadió la ONG.

Desde el 16 de septiembre, la organización yihadista intenta tomar Kobane, pero se está enfrentando a una dura resistencia de los kurdos, apoyados por los bombardeos aéreos de una coalición internacional liderada por Washington.

El OSDH, una ONG con una amplia red de informantes en Siria, dio parte además de nuevos crímenes cometidos por los yihadistas. Según dijo, sus combatientes decapitaron en público el viernes a cuatro hombres en la región de Homs, tras acusarlos de "haber insultado a Dios".

El Estado Islámico, acusado de crímenes contra la humanidad, cuenta con decenas de miles de combatientes. Se les acusa de asesinatos, violaciones y secuestros en las zonas bajo su control en Siria y el vecino Irak, donde a fines de junio proclamaron un califato.

Más de 200,000 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011.