Bagdad. Doce recién nacidos fallecieron en un incendio registrado durante la noche en un hospital de Bagdad, según refirieron las autoridades el miércoles, en un suceso probablemente causado por un fallo eléctrico.

Por la mañana padres golpeados por el dolor buscaban en vano a sus hijos desaparecidos mientras familiares indignados se reunían ante el hospital de Yarmouk, en el oeste de Bagdad, y culpaban al gobierno de la tragedia.

El director del hospital, Saad Hatem Ahmed, dijo que el incendio había comenzado el martes a última hora de la noche y que las investigaciones preliminares apuntaban a un fallo eléctrico como origen del fuego. Ocho bebés y 29 mujeres hospitalizadas fueron trasladadas desde el ala donde se declaró el incendio a otro hospital.

Las autoridades locales acordonaron el hospital en un principio, pero después permitieron el acceso a algunos medios.

En el ala de maternidad, equipos forenses con máscaras y guantes buscaban entre los escombros y muebles calcinados. Una cinta amarilla cerraba la entrada al ala, impidiendo que los reporteros se acercaran más.

Algunos de los familiares que lloraban en el exterior afirmaron que sus bebés seguían desaparecidos y exigieron una respuesta de las autoridades. Los incendios provocados por problemas eléctricos son habituales en la capital iraquí y otras partes del país.