Ankara. Al menos 115 personas murieron en las últimas dos semanas durante una ofensiva del Ejército contra rebeldes kurdos en regiones del sureste turco, indicó el ministro del Interior, Idris Naim Sahin.

El funcionario dijo que los rebeldes murieron en una ofensiva apoyada por ataques aéreos cerca de la ciudad de Semdinli, próxima a la frontera con Irak. Añadió que la ofensiva comenzó el 22 de julio.

Sahin suministró pocos detalles adicionales sobre la operación pero afirmó que las fuerzas de seguridad trataban de bloquear las rutas de escape de los rebeldes al norte de Irak.

La televisión privada NTV dijo que unos 2,000 soldados participaban en la ofensiva y que el acceso público a algunas carreteras de la zona estaba bloqueado.

Poco antes el domingo, los rebeldes kurdos atacaron simultáneamente tres posiciones militares en Hakkari, lo que provocó un enfrentamiento en un puesto de avanzada que dejó seis soldados y seis rebeldes muertos.

Los rebeldes dispararon contra puestos militares en la provincia de Hakkari fronteriza con Irak, incluso la estación militar cerca del pueblo de Gecimli, a 20 kilómetros de la frontera, según una declaración de la oficina del gobernador de Hakkari.

El gobernador Orhan Alimoglu dijo que el ataque cerca de Gecimli provocó choques que cobraron la vida de 22 rebeldes, soldados y guardias. Por lo menos 15 soldados, otro guardia y cinco civiles resultaron heridos.

Hace seis semanas hubo un ataque similar a una unidad militar, también en la provincia de Hakkari, en el que murieron 18 rebeldes y ocho soldados. Turquía atacó blancos rebeldes kurdos dentro de Irak con aviones y helicópteros.

Los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán luchan por la autonomía del sudeste turco de mayoría kurda y mantienen bases en el norte de Irak desde donde lanzan ataques a blancos turcos. El conflicto ha dejado decenas de miles de muertos desde que los rebeldes tomaron las armas en 1984.