Washington. Como medida para evitar el ingreso de migrantes indocumentados a territorio estadounidense, el departamento de Defensa de Estados Unidos informó que mantendrá hasta el próximo año a hasta 5,500 militares desplegados en la frontera con México.

A una semana de anunciar la canalización de 3,600 millones de dólares para la construcción del muro fronterizo, el Pentágono aprobó el pedido del Departamento de Seguridad Nacional para mantener la presencia de los militares.

“El Departamento de Defensa proporcionará hasta 5,500 personas para apoyo de infraestructura, soporte operacional, apoyo en detección y monitoreo y apoyo aéreo”, detalló el vocero del Pentágono, el teniente coronel Chris Mitchell.

El despliegue militar inició hace cerca de un año, y fue aprobado por el secretario de Defensa, Mark Esper, para el siguiente año fiscal, que inicia el próximo 1 de octubre. Cerca de 2,900 soldados en activo y 2,000 reservistas operan actualmente en la frontera.

Mitchell enfatizó que el empleo de personal militar para reforzar una operación civil de detención de decenas de miles de personas que tratan de ingresar al país de manera ilegal cada mes no ha tenido un impacto significativo en la preparación de los militares estadounidenses.

Objetivo en el radar

El desvío de miles de millones de dólares de fondos del Pentágono —que estaban destinados a 127 proyectos— para la construcción de un muro fronterizo fue justificado bajo una controversial declaración emergencia nacional por parte del presidente Donald Trump.

El gobierno declaró una emergencia nacional en febrero de este año, después de que el Congreso le negó de manera repetida fondos para financiar un muro en la frontera, que él había prometido que México pagaría. Los demócratas buscarán terminar con ella.