Washington. El gobierno de Trump anunció cambios significativos en las políticas de asilo. Una medida tiene como objetivo la reducción del número de centroamericanos que llegaron a la frontera sur durante este año.

En un comunicado conjunto entre el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia se revela que la administración de Trump publicará el día de hoy un reglamento provisional con el que se restringirá drásticamente el acceso al sistema de asilo de Estados Unidos a cualquier persona que no haya buscado protección en los países que transitó antes de llegar a Estados Unidos.

Es casi seguro que la medida generará desafíos legales inmediatos porque la Ley de Inmigración y Nacionalidad de Estados Unidos contiene amplias facilidades de obtener asilo por parte de los extranjeros, siempre y cuando justifiquen un temor de persecución en contra de sus personas en sus países de origen.

Un abogado del organismo Unión de Libertades Civiles, que ha impugnado las políticas de inmigración de la administración Trump ante un tribunal, dijo que buscaría interponer una orden judicial de manera “inmediata”.

Funcionarios de la administración Trump han afirmado que muchos solicitantes de asilo se han aprovechado de las facilidades que otorga la ley en Estados Unidos para quienes buscan asilo, por ello, aseguran que es necesario contener el número elevado de las solicitudes.

Adicionalmente, los funcionarios revelan que menos de 20% de las personas que solicitan asilo lo reciben debido a que la mayoría de ellos presentan justificaciones sin fundamento.

Récord de solicitudes

Los agentes fronterizos están a punto de llegar al millón de arrestos en lo que va del año, el más alto en más de una década.

Funcionarios de la administración explican el fenómeno por “lagunas” existentes en la ley sobre asilo, algo que se han convertido en una especie de imán para inmigrantes.