Ante el ataque terrorista perpetrado en El Paso, Texas, el pasado 3 de agosto, en el cual fallecieron ocho mexicanos, Luz Elena Baños, embajadora de México ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), dio a conocer que el gobierno mexicano presentó una declaración para su discusión entre los países miembros con el objetivo de condenar dicho acto.

Se espera que este miércoles el Proyecto de Declaración sea abordado en la reunión ordinaria del Consejo Permanente de la OEA, con sede en Washington.

“La OEA es el principal foro político del hemisferio y tiene un engranaje jurídico fuerte para hacer una condena ante los hechos acontecidos. México no acepta que sus nacionales sean perseguidos, lastimados y victimados por su procedencia, su cultura o el color de su piel, México rechaza enérgicamente cualquier tipo de terrorismo basado en el racismo, en la intolerancia o en la supremacía racial”, declaró la embajadora en un video oficial.

Entre las consideraciones que se refieren en el documento presentado, México detalla que casi 50 personas, de las cuales la gran mayoría eran ciudadanos estadounidenses, perdieron la vida o resultaron heridas. Además, precisa que el evento sigue bajo investigación por las autoridades estadounidenses, y que hay evidencia de que el ataque pudo haber sido motivado por discriminación racial.

También, la misión mexicana declara sus condolencias a los familiares y personas allegadas a las víctimas, su compromiso para combatir todas las formas de discriminación, intolerancia y xenofobia;, así como prevenir, investigar, procesar y en su caso castigar los delitos perpetrados con esas motivaciones.