A cuatro días del ataque en el centro comercial Cielo Vista Mall, en El Paso, Texas, donde murieron 22 personas, entre ellas ocho mexicanos, el gobierno de México a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) envió una nota diplomática a la embajada de Estados Unidos acreditada en nuestro país, reiterando su condena y rechazo absoluto a la matanza que estuvo dirigida en contra de la comunidad mexicana.

La SRE argumentó que el acto es equiparable al delito de terrorismo, previsto por el artículo 139 del Código Penal Federal, al tener como objeto manifiesto infligir daño y producir terror en los connacionales en Estados Unidos.

También precisó que en el artículo 4° del Código Penal Federal se establece que los delitos cometidos en territorio extranjero contra mexicanos sean penados en México, por lo que solicitó la colaboración del gobierno de Estados Unidos a efecto de que la Fiscalía General de la República (FGR) obtenga, con fundamento en el Tratado de Asistencia Jurídica Mutua, toda la información sobre el caso.

 

Dicha solicitud tiene el objetivo de contar con información que permita determinar si existen otros sujetos involucrados y potenciales organizaciones de “supremacía blanca” que puedan poner en peligro a la comunidad mexicana en territorio estadounidense.

“Los discursos de odio no deben tener lugar en nuestras sociedades. El mismo concepto de “supremacía blanca”, es decir, la falsa idea de que existe superioridad entre las razas resulta contrario a la convivencia pacífica en cualquier lugar del mundo. Estas ideas únicamente generan divisiones nocivas y violencia, además de que son incompatibles con la hermandad de nuestros pueblos. El repudio a la xenofobia es un deber mínimo con nuestro pasado y con nuestros valores fundacionales más importantes”, se expresa en la misiva.

Asimismo, el gobierno de México coincidió en que se haga una realidad lo dicho por el presidente de Estados Unidos: “con una sola voz nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas”.