Roswell, Nuevo México. La mañana de ayer, un niño de 12 años de edad en Nuevo México sacó una escopeta del estuche de un instrumento, disparó e hirió a dos compañeros en la escuela antes de que un maestro lo convenciera de tirar el arma y fuera puesto bajo custodia, aseguraron funcionarios y testigos.

La gobernadora Susana Martínez manifestó que un niño resultó gravemente herido y una niña se encontraba en estado grave tras el tiroteo en la escuela secundaria de Berrendo, en Roswell.

Los estudiantes estaban en el gimnasio, donde dijo que suelen pasar el rato antes de que comiencen las clases durante el receso. Fue ahí donde el menor de edad sacó una escopeta y abrió fuego a las 8 de la mañana.

Fue detenido rápidamente por un miembro del personal, que caminó hasta él y le pidió que tirara el arma de fuego, y lo hizo , relató Martínez.

Funcionarios del Centro Médico Universitario en Lubbock, Texas, manifestaron que un niño de 11 años de edad fue trasladado allí en estado crítico y que una niña de 13 años de edad se dirigía hacia el hospital en estado grave. Según información de las enfermeras que atienden al niño, él fue blanco del tirador, comentó el portavoz del hospital, Eric Finley. Hubo un poco de confusión acerca de la edad del niño, pero Finley expuso que sus padres le dijeron en el hospital que tenía 11 años.

La gobernadora refirió que un miembro del personal escolar recibió heridas menores, pero se negó a recibir atención médica porque quería quedarse y ayudar.

Odiee Carranza, una estudiante de octavo grado en Berrendo, comentó que estaba caminando hacia el gimnasio de la escuela cuando el sospechoso tropezó con ella mientras corría. Ella le dijo que tuviera cuidado; él se disculpó y siguió adelante. El niño corrió hacia el gimnasio, donde sacó el arma de un estuche para instrumento y disparó contra los estudiantes. Describió al tirador como un chico bueno e inteligente .

Otra estudiante comentó que el niño que recibió el disparo es muy agradable; se llevaba bien con todo el mundo . Los funcionarios del hospital anunciaron ayer por la tarde que el niño había sido sometido a cirugía, pero todavía se encuentra en estado crítico.