Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rindió homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre del 2001 en una ceremonia en el Pentágono, donde hace 16 años se estrelló uno de los cuatro aviones comerciales secuestrados por militantes de la red yihadista Al Qaeda y aseguró que el país no olvidará jamás lo ocurrido y no se dejará intimidar por terroristas .

El horror y la angustia de aquella jornada sombría están grabadas en nuestra memoria para siempre. Haremos que no encuentren nunca un refugio para lanzar ataques contra nuestro país. No encontrarán ningún lugar donde esconderse en el planeta , aseveró.

En la visión de Trump, los atentados de ese día, que traumatizaron a Estados Unidos y motivaron luego las invasiones de Afganistán (2001) e Irak (2003), cambiaron al mundo, pero también al país. Estados Unidos no será intimidado , puntualizó.

Poco antes del acto en el Pentágono, Trump y su esposa Melania guardaron un minuto de silencio en los jardines de la Casa Blanca.

Como es la tradición de cada año desde los atentados, la Presidencia estadounidense recuerda a las 08:46 hora local, el exacto momento en que el primero de los aviones impactó contra una de las torres del World Trade Center.

Simultáneamente, en Nueva York se realizó un minuto de silencio en el predio donde se encontraban los edificios del World Trade Center y ahora se alza el rascacielos bautizado Freedom Tower.

Zona cero

En la llamada Zona Cero, donde estaban los fundamentos de las dos torres destruidas, se encuentran ahora dos enormes fuentes de granito que recuerdan a las víctimas del atentado.

Como cada año, turnándose en pares, familiares de las víctimas procedieron a la lectura de los nombres de las casi 3,000 personas que murieron.

Esa lectura fue interrumpida para un nuevo minuto de silencio a las 09:05 horas en referencia al momento en que el segundo avión utilizado en el atentado hizo impacto contra el edificio.

Un equipo del Cuerpo de Bomberos de Nueva York también rindió homenaje a los 343 camaradas que perdieron la vida en aquella jornada.

2,997 muertos

En total, en el 11 de septiembre del 2001 fueron secuestrados cuatro aviones por militantes de Al Qaeda que fueron usados para atacar el World Trade Center y el Pentágono. El cuarto aparato se estrelló en un campo en Shanksville, Pensilvania.

En los ataques, los más mortíferos cometidos en suelo estadounidense, murieron 2,997 personas, hundiendo a Estados Unidos en una serie de guerras contra grupos islámicos.

En 2017 el terror lo aporta el Estado Islámico.