El senador estadounidense John McCain pidió este viernes en Bengasi, feudo de la rebelión, que se reconozca el Consejo Nacional de Transición (CNT) como "voz legítima del pueblo libio" y que se le faciliten armas, al día siguiente de que Washington anunciara el envío de drones armados para operar en Libia.

En rueda de prensa ofrecida en Bengasi (este), bastión de la insurgencia, McCain llamó al mundo a "reconocer al Consejo Nacional de Transición como la voz legítima del pueblo libio". "Se han ganado ese derecho", afirmó.

El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney reaccionó a esta petición asegurando que "pertenece a los libios elegir quien dirige su país, no a Estados Unidos" y reiteró que Washington se limita a cumplir la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

McCain, candidato republicano a la elección presidencial de 2008 y partidario del apoyo militar a los rebeldes libios, fue recibido en Bengasi por decenas de personas que gritaban "Libia libre, Gadafi vete, Gracias Estados Unidos, gracias Obama".

McCain es la más alta personalidad estadounidense que viaja a Libia desde el inicio del alzamiento popular contra Gadafi a mitad de febrero.

El senador republicano, que se ha destacado en el Congreso de Estados Unidos como uno de los más fervientes partidarios de las operaciones militares en Libia, reclamó que se intensifiquen los ataques de la OTAN y el envío de armas a la rebelión.

"Eso no va a ocurrir", replicó de manera seca el almirante Michael Mullen durante una conferencia de prensa en Bagdad.

"Me he encontrado con grandes combatientes. No son gente de Al Qaida. Al contrario, son patriotas libios (... y Bengasi) un ejemplo poderoso y esperanzador de lo que puede ser una Libia libre", declaró McCain.

El senador estadounidense, al igual que el presidente francés Nicolas Sarkozy, se mostró partidario de que "los haberes libios congelados en el extranjero se pongan a disposición del CNT".

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, anunció el jueves que dos aviones no tripulados (drones) armados estarán movilizados en permanencia en los cielos libios, una medida que saludó la insurgencia.

"Esperamos que eso ponga fin al sitio de Misrata", la tercera ciudad del país, escenario desde hace dos meses de un pulso mortífero entre la rebelión y las fuerzas del coronel Muamar Gadafi, que no dejan de bombardear la localidad, declaró Mustafa al Guerriani, portavoz del CNT.

El Ejército del coronel Muamar Gadafi abandonará la ciudad rebelde de Misrata (oeste) y dejará en manos de las tribus de la región la misión de poner fin al conflicto en esta localidad por la vía de la negociación o de la fuerza, declaró a su vez el viceministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaim.

"Los drones bombardearon con éxito a las fuerzas de Gadafi", declaró un combatiente rebelde que volvía del frente del este, situado actualmente entre la ciudad de Ajdabiya, a 160 km al sur de Bengasi, y el puerto petrolero de Brega, 80 km al oeste.

El viernes por la noche, varias explosiones retumbaron en Trípoli, a las 20H15 locales (18H15 GMT), otras unos minutos después y luego a la 01H15 local (23H15 GMT), luego de que la capital libia fuera sobrevolada todo el día por aviones de combate de la OTAN, según periodistas de la AFP, que no pudieron determinar los blancos.

El almirante Mullen aseguró que entre el "30 y el 40% de las fuerzas libias" habían sido dañadas, aunque reconoció que la situación en el frente este no avanza a favor de los intereses de la insurgencia.

En pleno desierto, las fuerzas leales a Gadafi atacaron una estación de bombeo de un complejo petrolífero a 250 km al sur de Tobruk, matando a ocho guardas, informó el viernes un responsable de la Arabian Gulf Oil Company, un grupo petrolero próximo a los rebeldes.

En el frente oeste, los rebeldes recuperaron el jueves por la mañana uno de los principales puestos fronterizos, cerca de Wazzan (Libia) y de Dehiba (Túnez), según constató un corresponsal de la AFP.

En el frente político, después de Francia, Italia y Qatar, Gambia anunció el viernes que reconoce al CNT como único órgano "legítimo" de Libia y ordenó que se congelen los haberes libios en el país, además de la salida en 72 horas de los diplomáticos libios en Banjul.

Francia, Italia y el Reino Unido anunciaron esta semana el envío de consejeros militares a los rebeldes. Varios oficiales franceses están ya asesorando al CNT, Roma enviará a diez instructores a Bengasi, y Londres mandará "menos de 20 militares".

DOCH