Cientos de manifestantes del movimiento Ocupación marcharon, cantaron y se enfrentaron con agentes policiacos ayer en Nueva York, San Francisco y otras ciudades de todo el mundo como parte de una huelga generalizada por la igualdad económica en conmemoración del 1 de mayo.

Las protestas ocurrieron en más de 125 ciudades en Estados Unidos, Europa, Asia y Australia en lo que los sindicatos típicamente han celebrado como el Día Internacional de los Trabajadores. Este año, el movimiento Ocupación de Wall Street llamó a convertir el 1 de mayo en un día sin 99% y exhortó a los estudiantes a faltar a la escuela y a los empleados a no ir a trabajar para mostrar su apoyo al movimiento.

Entre tanto, en España, decenas de miles de manifestantes cansados después de dos años de los profundos recortes, aumentos de impuestos, el nivel más alto de desempleo y la austeridad sin un final a la vista se unieron a las manifestaciones españolas.

En Francia decenas de miles de trabajadores, izquierdistas y sindicalistas, marcaron la fecha con bulliciosas manifestaciones en la víspera de las elecciones presidenciales.

En Manila más de 8,000 trabajadores sindicalizados marcharon y quemaron una efigie del presidente Benigno Aquino III, mostrándolo como un lacayo de Estados Unidos y de las grandes empresas.