Tres semanas después del inicio de la ofensiva de las fuerzas progubernamentales, los soldados del grupo yihadista Estado Islámico (EI) siguen defendiendo su bastión de Faluya, oeste de Irak, donde miles de civiles quedaron atrapados en los combates y otros tuvieron que huir.

Las fuerzas de seguridad retomaron varias zonas del sur de la ciudad en las últimas dos semanas y ahora están atacando a los yihadistas en el barrio de Jbeil , indicó un coronel de policía.

"Las fuerzas antiterroristas y federales junto a la policía de Anbar [la provincia donde esta Faluya] continúan la operación para liberar Jbeil, en el sur de Faluya, y se enfrentan a la encarnizada resistencia de Dáech", el acrónimo en árabe del EI, explicó.

Avanzando calle a calle, las fuerzas terrestres, con apoyo de bombardeos iraquíes y de la coalición liderada por Estados Unidos, alternan salvas de artillería con ataques con armas ligeras, a veces a muy pocos metros de los soldados del EI.

NOTICIA: El Estado Islámico opone gran resistencia en Faluya

Faluya, una ciudad mediana densamente poblada a sólo 50 kilómetros al este de Bagdad, es junto a Mosul una de las dos en manos del EI en Irak. Fue aquí donde en 2004 Estados Unidos perdieron un gran número de soldados.

En mayo, desoyendo la opinión de Washington de atacar primero Mosul, el gobierno iraquí del primer ministro Haider al Abadi lanzó una ofensiva contra Faluya.

Desde entonce el avance de las tropas progubernamentales ha sido lento porque los yihadistas consideran Faluya uno de sus bastiones más emblemáticos y no están dispuestos a perderlo.

A pesar de que las tropas del El están en inferioridad numérica, el avance también se ha visto frenado por el uso sistemático de civiles como escudos humanos.

Civiles aislados

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), al menos 43,000 personas han tenido que desplazarse desde que empezó la batalla hace tres semanas.

En su mayoría son personas que huían de la ofensiva del EI en la periferia de Faluya, pero en el centro todavía hay muchas personas atrapadas. El EI impide su huida con bombas junto a la carretera y hombres armados, que en los últimos días han matado a decenas de civiles.

NOTICIA: Fuerzas iraquíes empiezan a entrar en Faluya

La semana pasada el ejército de Irak abrió un corredor para facilitar el paso de los civiles que huyen, aunque algunos barrios siguen aislados.

El martes, un hombre murió y varios resultaron heridos por la explosión de un artefacto a pocos metros de este corredor, indicó el Consejo Noruego para los Refugiados.

"Permítanme que sea absolutamente claro: no hay ningún medio seguro de salir de Faluya", advirtió en un comunicado Nasr Muflahi, responsable del NRC en Irak.

Muchos de los hombres que huyen de la ciudad están siendo registrados por las fuerzas progubernamentales y algunos de ellos han denunciado abusos y torturas.

En los campos de desplazados de Amriyat al-Fallujah, cerca de Faluya, varios hombres acusan a los milicianos chiitas (enfrentados a los sunitas, mayoritarios en la región y en el EI) de torturar a sospechosos.

"Esto es de tener las manos esposadas durante cuatro días sin tener nada de comer ni de beber", dice un hombre de 35 años enseñando las marcas en sus muñecas. "Cuando al final me lanzaron desde una camioneta en marcha estaba tan cansado que no sentí nada", explicó.

La oficina del primer ministro Haider al Abadi ha prometido investigar esas acusaciones.

Faluya y su región está mayoritariamente poblada por sunitas mientras que las fuerzas progubernamentales son mayoritariamente chiitas, con apoyo de Irán, lo que hace temer que se venguen de los civiles sunitas.

FOTOGALERÍA: El mundo subterraneo del Estado Islámico

Varios hombres que aseguraron a la AFP haber presenciado torturas explicaron que los milicianos chiitas hablaron abiertamente de vengarse por la llamada masacre del campo de Speicher de junio de 2014, cuando cerca de 1,700 cadetes militares, en su mayoría chiitas, fueron ejecutados por el EI cerca de Tikrit.

rarl