La Haya. Los laboristas holandeses daban la sorpresa este 23 de mayo por la noche, según los sondeos en el inicio de las elecciones al Parlamento Europeo, que arrancaron también con el voto en Reino Unido, y que se extenderán hasta el domingo con el pronóstico de un importante avance de los euroescépticos.

Según las primeras estimaciones difundidas por la noche en Holanda, el Partido Laborista holandés (PvdA, izquierda pro-europea) logró una victoria inesperada y ajustada con 18.1% de los votos, por delante de los populistas de Thierry Baudet y el Partido de la Libertad (VVD) del primer ministro Mark Rutte.

El PvdA, del vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, lograría 5 de los 26 escaños que pertenecen a los representantes holandeses en el Europarlamento, según las estimaciones de la firma Ipsos para la televisión pública holandesa NOS.

El VVD obtendría cuatro bancas con 15% de los sufragios y los populistas del Foro de la Democracia (FvD) de Baudet conseguirían tres con 11 por ciento.

“Me doy cuenta de que por todas partes en Europa hay una necesidad de otra Europa, de una Europa que luche mucho más contra el cambio climático, una Europa que ve que debemos colaborar más juntos a nivel social”, declaró Timmermans, poco después de darse a conocer esas primeras estimaciones.

En total, más de 400 millones de electores en 28 países de la Unión Europea (UE) están llamados a las urnas para designar a sus 751 representantes. La mayoría votan el domingo y los resultados no comenzarán a anunciarse oficialmente hasta esa noche.

Checos e irlandeses votarán este viernes y el sábado lo harán letones, malteses y eslovacos.

El Brexit centra la tensión

En Reino Unido, donde hasta hace poco nadie imaginaba participar en unas elecciones al Parlamento Europeo casi tres años después de decidir abandonar el bloque por referéndum, la campaña la monopolizó el Brexit.

A la salida de un colegio electoral en Twickenham, Neil Rodford, de 49 años, dijo a la AFP haber optado por una formación partidaria de abandonar la UE pese a que en el referéndum del 2016 votó contra el Brexit.

“Hoy, de algún modo invertí mi decisión. Creo que una vez que el país tomó la decisión de irse, deberíamos haberla ejecutado”, dijo.

Un sondeo de YouGov publicado dos días antes de las elecciones europeas situaba al Partido Conservador de May en una humillante quinta posición, con 7% de intenciones de voto, y, en la cabeza, al nuevo Partido del Brexit (37%), del controvertido Nigel Farage.