Ciudad de Guatemala/Washington. El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, se encuentra en medio de la polémica, después de que la Corte de su país lo obligara a llevar el acuerdo de tercer país seguro al Congreso.

En medio de la ambigüedad que él mismo ha detonado sobre el caso, la oposición lo critica porque no ha revelado la intención de convertir a Guatemala en tercer país seguro a pedido del gobierno de Estados Unidos.

Pese a que en varias ocasiones sus ministros de Gobernación y Relaciones Exteriores se han contradicho, Morales confirmó que sí se ha hablado con el gobierno de Donald Trump sobre este tema.

“¿Por qué algunas autoridades de otros países han dicho esa tipificación (tercer país seguro)? Porque efectivamente dentro de las peticiones se ha hecho esta posibilidad, pero hasta este momento nosotros hemos estado hablando de proyectos y de convenios de apoyo migratorio que puedan beneficiar a la población (...) y que no contravengan ninguna de nuestras leyes”, explicó Morales, de acuerdo al diario Prensa Libre.

Morales tenía planificado reunirse con Trump este lunes 15 de julio. Sin embargo, la Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo provisional al procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, para que el país no tenga esta tipificación, debido a que no se encuentra preparado para ello.

México, no está listo

México le ha dicho a Estados Unidos, “una y otra vez”, que no está listo para firmar un acuerdo que obligue a los solicitantes de asilo en el país del norte a dirigirse a su territorio para buscar un refugio seguro, dijo el jueves la embajadora mexicana Martha Bárcena en Washington.

A principios de junio, Estados Unidos y México acordaron reducir el flujo de migrantes que escapan de la pobreza y violencia en Centroamérica y, atravesando México, llegan al norte en busca de un mejor futuro.

Como parte del acuerdo, ambos se comprometieron a revisar las medidas en 45 días, que se cumplen el lunes. De no haber cambios, México dijo que analizaría cambios legales para ser un “tercer país seguro”. Es decir, albergar a quienes soliciten asilo en Estados Unidos y que hayan pasado por su territorio.

“Una y otra vez hemos dicho que no estamos listos para firmar un acuerdo de tercer país seguro”, dijo Martha Bárcena, tras calificar como unilateral una reciente política estadounidense dirigida a impedir que casi todos los migrantes puedan optar por asilo.

En un evento en Washington, la funcionaria mexicana conminó a su vecino a acelerar su procesamiento de solicitudes de asilo.

“Es otro tema que hemos estado informando a las autoridades de EU. Tienen que acelerar sus procesos de solicitud de asilo. No pueden dejar a la gente esperando en México por tres años”, afirmó la diplomática.