Pekín. La transición del liderazgo en China, que ocurre una vez cada 10 años, comienza mañana con toda la pompa, seguridad e intriga política tras bambalinas propia de la decisión secreta del Partido Comunista.

Ayer, la habitualmente abarrotada Plaza Tiananmen había sido despejada, dándole una espeluznante apariencia posapocalíptica. Los activistas habían sido expulsados de la capital y los edificios de toda la ciudad estaban envueltos en banderas y flores de color rojo comunista.

Pero debajo de la pompa del decimoctavo congreso del partido chino están las profundas implicaciones para la relación Estados Unidos-China y el mundo entero.

Los nuevos líderes de China se harán cargo en un momento crítico. La economía del país, la segunda más grande del mundo, ha crecido desde hace tres décadas, ha proporcionado un necesario combustible a la economía regional y mundial, y ha ayudado a garantizar la estabilidad en el país. No obstante, se ha desacelerado en los últimos meses y muchos creen que se necesita desesperadamente una reforma económica.

La complicada y a menudo tensa relación de China con Estados Unidos también ha estado estancada durante gran parte del año pasado.

Ayer, en una conferencia de prensa, el portavoz del Partido Comunista, Cai Mingzhao, expresó su esperanza de que con su reelección, el presidente Obama podría seguir construyendo una política positiva hacia China .

En los últimos años, la administración de Obama ha invertido mucho tiempo y energía en cultivar las relaciones con la próxima generación de líderes. Particularmente, el vicepresidente Biden ha tratado de desarrollar una buena relación con el vicepresidente chino, Xi Jinping, quien se espera remplazará al presidente Hu Jintao como líder del partido y el país la próxima semana. Se espera que Xi asuma el título oficial de la Presidencia en marzo.

Pero ya sea que la inversión de EU se traduzca en una mayor influencia en asuntos espinosos como Siria, Irán, Taiwán o Tíbet, o mejore en general las relaciones entre ambos países, no quedó claro.

El altamente manipulado congreso del partido conlleva graves implicaciones nacionales. Los funcionarios se enfrentan a crecientes críticas de corrupción entre su personal, de sus intereses en las empresas estatales y la secrecía y opacidad democrática que utiliza para encubrir a los líderes del partido con un férreo control sobre los hilos que mueven los poderes del país.

En las últimas semanas, las llamadas a la reforma han crecido enormemente, éstas incluyen algunas dentro del partido, lo que ha llevado a varios analistas a creer que un cambio en menor medida podría ser una posibilidad.

Pero los expertos advierten que lo que los líderes del partido ven como reforma podría diferir tremendamente con el significado que el mundo exterior le da a la palabra.

No sería la reforma política de la que el Occidente habla. No va a significar un sistema multipartidista real o un líder electo, sino más bien reformas que ayuden a preservar la credibilidad del partido, a fortalecer la economía y, sobre todo, a mantener su control del poder , expuso un intelectual con conexiones con los funcionarios del partido, que habló en condición de anonimato por temor a represalias.

Resultados EU 1980-2012

Haz clic en la imagen para ampliarla

TALIBANES PIDEN RETIRAR TROPAS

Los talibanes invitaron el miércoles a Barack Obama a que aproveche su reelección para que acepte su derrota en Afganistán y retire inmediatamente las tropas de Afganistán.

"Obama tiene que saber que (los estadounidenses) han perdido la guerra en Afganistán. Por ello, sin más mentiras ni atrasos, tienen que irse de la tierra sagrada y concentrarse en su país", dijo el portavoz de los rebeldes Zabiulá Mujahed, en un mensaje colgado en internet.

APR