Ciudad de México. Cuando el secretario de Estado Antony Blinken viajó al inicio del gobierno por todo el mundo para reunirse con sus homólogos de países como Rusia, India, Japón, Corea del Sur y Canadá, en el asiento contiguo del avión viajaba una persona de 40 años, graduado de Yale. Su parecido con Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional era sorprendente, pero no era.

La familia de Jake Sullivan se ha convertido en una importante red de poder en la administración del inquilino de la Casa Blanca.

Una investigación de Político.com revela que el hermano pequeño de Jake, Tom Sullivan, se desempeña como subdirector de personal en el Departamento de Estado (el mismo puesto que ocupó al final de la administración Obama).

Además de los importantes puestos que ocupan Jake y Tom, sus respectivas esposas trabajan en el Departamento de Salud y Servicios Humanos, y el Departamento de Justicia, respectivamente.

La esposa de Jake, Maggie Goodlander, se desempeña como asesora de Merrick Garland en la oficina del fiscal general.

La esposa de Tom Sullivan, Rose, se desempeña como subsecretaria adjunta de Legislación en el Departamento de Salud y Servicios Humanos, luego de que durante algunos años cabildeó para empresas como Google / Alphabet, Airbnb, CVS Health y Teva Pharmaceutical Industries.

Un eje de gobierno del presidente Biden es el de la anticorrupción. La multiplicación de nodos de poder de la familia Sullivan tendrá que esclarecerse.

El periodista de Politico.com Theodoric Meyer solicitó una entrevista con Tom Sullivan, pero le fue negada.

Portal Axios

Los posibles conflictos de interés alcanzan al secretario de Estado Antony Blinkem. Su esposa, Evan Ryan, se desempeña actualmente como secretaria del gabinete del presidente Joe Biden. Anteriormente fue vicepresidenta del portal de noticias Axios.

En plena campaña electoral un reportaje del diario New York Post reveló una serie de correos electrónicos que demostraban que Hunter Biden, hijo del presidente, aprovechó que su padre era vicepresidente de Obama para lograr mejoras en su sueldo que le pagó la empresa energética ucraniana Burisma.

Otra revelación reciente del New York Post apunta que el yerno de Biden, Howard Krein, está vinculado con una start up médica que ayuda a mejorar la logística de la vacunación contra la covid en Estados Unidos. Yosi Health, CEO de la empresa que adquirió el software que le vende servicio al Gobierno.

Desde El Salvador, el presidente Bukele ha criticado al presidente Biden por sus críticas de su Gobierno a la corrupción centroamericana. Biden está obligado a actuar de manera ética.

geopolitica@eleconomista.mx