Su primer acto oficial de Donald Trump tras su juramento presidencial fue la visita a las instalaciones de la CIA el pasado sábado.

Una lectura optimista que dieron algunos agentes veteranos es que la visita de Trump sirvió para extender la mano a los servicios de Inteligencia que tanto atacó durante el periodo de transición como presidente electo. Parece que Trump comienza a comprender que necesita de una comunidad de Inteligencia que lo apoye.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la CIA se piensa a sí misma como apolítica, porque sus funciones no se determinan de acuerdo al partido político del presidente en turno, por lo que el discurso político de Trump no venía al caso.

Trump señaló a los medios de comunicación como responsables de la propagación de noticias falsas; medios deshonestos , dijo apostando a la amnesia de los estadounidenses.

Dijo algunos comentarios correctos pero los ataques a los medios de comunicación no encajaban en el discurso y estaban equivocados , dijo un exfuncionario de la CIA.

Trump alabó la gran transición y su equipo increíble ; su vigor personal ( creo que soy joven ) y su inteligencia ( soy una persona inteligente ). La parte más preocupante de su discurso fue su intento de equiparar a los empleados de la CIA con almas gemelas del ejército, la policía y los políticos.

Un ex jefe de la división, dijo: Fue bueno que viniera, pero su discurso fue dirigido a una audiencia política; no entendió que la CIA es la más apolítica de Washington .