El presidente Donald Trump celebró el formidable avance de sus relaciones con China, durante una cumbre informal en Florida con su par chino, Xi Jinping, empañada por el ataque de Estados Unidos a una base siria.

Hemos tenido un formidable avance en nuestra relación con China , dijo Trump, sin dar más detalles, en su lujosa residencia Mar-a-Lago, situada en la costa de Florida (sureste).

Realmente creo que se han hecho progresos , agregó, declarando que la relación entre ambos países es espectacular .

Muestra de la cordialidad, Trump aceptó la invitación de Xi para visitar oficialmente China en una fecha aún por determinar, tal y como anunció el jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson.

Las conversaciones entre los dirigentes de las dos mayores potencias del mundo giraron en torno del programa nuclear de Corea del Norte y el comercio entre Estados Unidos y Chino.

Pero el conflicto sirio terminó por dominar parte del diálogo después de que Trump ordenara el jueves -poco después de haber recibido a Xi- su primer ataque con misiles a otro país.

Prudencia china

China no dio a conocer la reacción de Xi sobre el bombardeo, pero la potencia asiática se ha alineado en el pasado con Rusia en la cuestión siria y se ha negado a sancionar al régimen de Asad.

La vocera de la cancillería china, Hua Chunying, dijo que su gobierno está profundamente conmocionado por el ataque en Jan Sheijun. Entre los fallecidos hay 27 niños.

Nos oponemos al uso de armas químicas por parte de cualquier país, organización o individuo, e independientemente de las circunstancias y el objetivo , señaló.

Temas espinosos

Trump y Xi también abordaron otros temas espinosos como la amenaza nuclear que representa Corea del Norte, que volvió a desafiar a Estados Unidos y a la comunidad internacional el miércoles lanzando su quinto misil en lo que va de año.

Desde hace varias semanas, Washington exhorta a Pekín a presionar a su aliado Pyongyang, a quien ofrece un colchón diplomático en Naciones Unidas.

Trump dejó caer la amenaza de una intervención militar unilateral en una entrevista publicada el domingo por el Financial Times, indicando que está preparado para solucionar solo el problema norcoreano si China duda demasiado tiempo.

El mandatario garantizó al primer ministro japonés, Shinzo Abe, antes de su reunión con Xi, que Estados Unidos continuará reforzando su capacidad militar frente a Corea del Norte.

Pyongyang, que busca desarrollar misiles balísticos intercontinentales capaces de llevar ojivas nucleares y de alcanzar territorio estadounidense, aseguró que responderá de forma implacable a la menor provocación de Washington.

Según fuentes diplomáticas chinas, Xi podría ofrecer a Trump reforzar el control de los bancos chinos que trabajan con el régimen de Kim Jong-un. El mandatario chino ya ha paralizado las importaciones de carbón norcoreano, de acuerdo con las sanciones de la ONU.

A cambio, podría pedir al líder estadounidense que renuncie a un importante contrato armamentístico con Taiwán, la isla que Pekín considera como una provincia que debe ser reunificada.

Otro tema candente de las conversaciones es el comercio. Trump quiere abordar el déficit de Estados Unidos con China, que se elevó a 350,000 millones de dólares en el 2016.