El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, manifestó que la política exterior será “más agresiva” e insistente en la defensa de los derechos humanos para apoyar a los mexicanos en cualquier parte del mundo donde se encuentren, pero en especial en el norte de América.

Ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, el canciller dijo que los diplomáticos mexicanos tienen como encargo prioritario asumir un compromiso con los derechos humanos, las libertades y la justicia.

Tras destacar que por mandato del Ejecutivo federal, la diplomacia tiene la enmienda de dar a la política exterior una profunda y basta dimensión cultural, Ebrard Casaubón comentó que quienes trabajan en el Servicio Exterior tienen como encargo realizar una eficaz defensa de los intereses nacionales, incluso en situaciones muy difíciles, bajo el principio de lealtad a México.

En el marco de la XXX Reunión de los Embajadores y Cónsules 2019, el canciller destacó que dentro de seis años la política exterior bajo la conducción de la actual administración seguirá siendo el orgullo de México.

Resaltó que reunidos en el Palacio Nacional están los embajadores y cónsules que se darán a la tarea de defender a México y ser portavoces de la Cuarta Transformación que encabeza el presidente López Obrador.

Mencionó que hasta hace poco se pensaba que no era posible lograr un cambio, pero el hecho es que hoy están en Palacio Nacional ante un presidente histórico.

En este sentido, opinó que en el ámbito global también puede ser muy distinto, siempre que haya voluntad de construirlo donde México puede hacer su mejor papel.

Por su parte, el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, comentó que en los comicios estadounidenses siempre se utiliza el tema migratorio como parte de las campañas electorales, lo que no debe sorprendernos. Lo hizo en relación a la presión de Donald Trump a los demócratas sobre la construcción del muro.