El exdirector del FBI, James Comey, acudió al Senado para testificar sobre sus encuentros con Donald Trump cuando aún ocupaba la dirección del FBI. El escenario que confirmó Comey frente a la Comisión de Inteligencia fue que, al no poder confiar en el presidente, decidió tomar medidas extraordinarias. Una de ellas, transcribir las partes relevantes de sus encuentros. Lo hizo en siete páginas para que, de ser necesario, provocar la creación de una Fiscalía especial que analizara los posibles vínculos entre Trump con funcionarios rusos.

Para Comey, el eje central de la testificación fue el describir el rasgo de mentiroso de Trump y de funcionarios de la Casa Blanca. Mentiras, así de simple llegó a decir Comey. Una de ellas, el origen de la invitación a cenar a la Casa Blanca el último viernes del pasado enero. Trump señala a Comey como el promotor del encuentro, escenario que niega Comey al decir que fue el presidente quien lo llamó para citarlo a la hora de la cena. Comey bromeó al decir que esa noche había pactado una cita con su esposa. Ojalá hubiera estado con ella , dijo Comey.

El despido

El 9 de mayo, James Comey fue avisado de su despido de la dirección del FBI. El miércoles, cuando anticipó el borrador sobre sus charlas con Trump, Comey reveló que el presidente le pidió lealtad: Necesito lealtad, espero lealtad .

Comey interpretó esa frase como una advertencia sobre su posible despido en caso de que lo desoyera. No hay duda de que me despidieron debido a la investigación sobre Rusia , dijo Comey. El problema, continuó, es el intento por cambiar el rumbo del proceso de la investigación (...) Me cesó porque había algo en la investigación que le irritaba .

Comey esbozó un escenario de desconfianza sobre el secretario de Justicia, Jeff Sessions. Por ejemplo, Comey supo que Sessions mintió al decir que no había sostenido conversaciones con el embajador de Rusia en Washington, Sergei Kislyak. En su interior, Comey sabía que tarde o temprano Sessions se inhibiría del caso. Así sucedió el 2 de marzo pasado.

Comey recordó ver un rictus de molestia en Sessions el 14 de febrero en el Despacho Oval al recibir la instrucción de Trump de salir de la oficina junto a Jared Kushner.

¿Obstrucción de justicia?

La sesión a puertas abiertas duró 165 minutos. Días atrás, uno de los capítulos que levantó expectativas de la testificación fue escuchar en voz de Comey si hubo o no obstrucción del presidente en la investigación que el FBI llevaba a cabo sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de noviembre pasado.

Comey comentó que la respuesta está en manos del fiscal encargado del caso, Robert Mueller.

El senador republicano, Jim Risch, es abogado.

Defendió a Trump al decir que la frase que utilizó el presidente para pedirle a Comey que dejara pasar la investigación a Michael Flynn no fue una orden: Yo espero que pueda dejar pasar esto, es un buen tipo , insistió el mandatario de acuerdo a los propios apuntes de Comey.

El senador republicano, Marco Rubio, le preguntó a Comey la razón por la que no respondió con claridad a Trump cuando le sugirió que marginara a Flynn de la investigación. El exdirector del FBI asintió y dijo: Me lo tragué .

Profesor Richman

Comey reveló el nombre del amigo a quien entregó el borrador de siete páginas: Daniel Richman, académico de la Universidad de Columbia. De haber filtrado las notas a la prensa hubiera sido como ‘alimentar gaviotas en la playa’ , dijo Comey. Lo hizo después de que Trump escribiera un tuit con el que chantajeaba a Comey con unas grabaciones. Comey también lo hizo para obligar a crear una Fiscalía especial.

165 minutos en cinco frases

Lo más relevante de los comentarios de James Comey:

  • Desconfianza en Donald Trump por recurrir sistemáticamente a mentiras.
  • Supo que Jeff Sessions mintió al decir que no se había reunido con funcionarios rusos entre las elecciones y la toma de posesión.
  • Interpretó la frase que le dijo Trump: Necesito lealtad, espero lealtad , como una advertencia de que lo podía despedir del FBI.
  • Asegura que fue despedido porque la investigación sobre Rusia le irritaba al presidente.
  • No mencionó que Trump obstruyera la investigación sobre la posible injerencia de Rusia en las elecciones. Quien tiene que responder es el fiscal del caso, Robert Mueller, dijo Comey.