Santiago.- Los jefes de Estado y de Gobierno de 27 países de la Unión Europea y 33 naciones de América Latina y El Caribe acordaron emprender un sistema de comercio multilateral no discriminatorio, aunque reconocieron que tienen derecho a establecer regulaciones internas.

Este domingo se difundió la Declaración de Santiago signada por los políticos que se reunieron en la Cumbre Celac-Unión Europea. Al encuentro acudió el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y sus pares de Brasil, Argentina, Chile, Cuba y Colombia, entre otros. También la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente español, Mariano Rajoy, acudieron a la cita en la capital chilena.

Los mandatarios repudiaron el proteccionismo, sobre todo en época de crisis económica. Esto tan sólo a unas horas después de que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, alertó que a nivel internacional se necesita un compromiso político sólido para frenar los atentados al libre comercio.

Antes de la firma de las conclusiones de la cumbre, los países del ALBA se pronunciaron en contra de la imposición de políticas externas a las legislaciones nacionales y reafirmaron su derecho a la autodeterminación. Necesitamos socios, no patrones de los recursos naturales , afirmó el presidente boliviano, Evo Morales.

Lo anterior lo comentó durante la clausura de la IV Cumbre Empresarial Celac-UE, donde aclaró que una y otra vez los líderes de los países del G-20 han pactado no encerrarse en sí mismos en momentos de incertidumbre económica; sin embargo, en la práctica, el libre comercio está, cada vez más, sometido a presión .

En ese foro, que se llevó a cabo el sábado, la canciller alemana, Angela Merkel, también se pronunció sobre el proteccionismo: Nosotros, los europeos, hemos vivido años difíciles y no hemos salido todavía, pero nadie puede pensar que la mejor manera de superar esas dificultades sea el proteccionismo. Al contrario, ya en los años 30 del siglo pasado quedó claro que en la gran crisis económica mundial las tendencias proteccionistas paralizaron y no ayudaron .

La Declaración de Santiago, que consta de 48 puntos, detalla que los jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron a entablar acuerdos comerciales e integrar cadenas productivas, transferencia de tecnología y promoción de los trabajadores indígenas y de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Reconocemos la importancia de los marcos regulatorios estables y transparentes en ambas regiones y de proporcionar seguridad jurídica para los operadores económicos. Nos comprometemos a mantener un ambiente de negocios favorable para los inversionistas; sin embargo reconociendo el derecho de los países de establecer regulaciones con el fin de cumplir sus objetivos de política nacional , precisa el documento.

Los políticos mostraron su preocupación por la crisis económica y sus efectos y expresaron su disposición para entablar una nueva arquitectura financiera internacional.

Expresamos nuestra preocupación por la actual crisis económica y porque la recuperación sigue siendo muy lenta , lamentaron.

Antes de la declaración, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, expuso que tomará tiempo ver señales positivas en el rubro de empleo en Europa.

Emitió palabras de aliento al destacar que la Unión Europea ya no está en un entrampamiento existencial .

En el marco de la cumbre empresarial, el presidente español, Mariano Rajoy, invitó de nueva cuenta a los empresarios latinoamericanos a invertir en España pese a la crisis.

DESARROLLO SUSTENTABLE

La Declaración de Santiago hace hincapié en condenar enérgicamente el terrorismo, reafirmar su lucha contra las drogas y confirma la necesidad de trabajar por un desarrollo sustentable en un esfuerzo conjunto y mancomunado.

Expresamos nuestro compromiso de alcanzar un desarrollo sustentable en sus tres dimensiones: económica, social y ambiental, en forma integrada y equilibrada. En este sentido, apoyamos todas las iniciativas que implican el fortalecimiento de la cooperación, la transferencia del conocimiento y la preservación y conservación del patrimonio natural y cultural y la protección de la biodiversidad , puntualiza el escrito.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

[email protected]