Bruselas. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, abogó por un aplazamiento de las elecciones legislativas en Venezuela previstas el 6 de diciembre, al considerar que “no se reúnen” las condiciones para unos comicios justos e inclusivos.

Los principales partidos de la oposición en Venezuela anunciaron el 2 de agosto su decisión de boicotear la elección legislativa del 6 de diciembre, al considerarla un “fraude electoral”.

“Luego de mis contactos con los representantes y los dirigentes políticos venezolanos, debo concluir que en este momento no se dan las condiciones para un proceso electoral transparente, inclusivo, libre y justo”, dice Borrell en un comunicado publicado el día de ayer 11 de agosto.

Josep Borrell precisa que ha “sugerido la posibilidad de prolongar los plazos electorales para responder a la demanda de la oposición”.

“He recibido una carta del ministro de Relaciones Exteriores que me informa de un acuerdo sobre este asunto con un sector de la oposición. Es un paso en la buena dirección, pero no es suficiente para que la Unión Europea pueda desplegar una misión de observación electoral”, explica.

Argentina se suma al GIC

El Gobierno del presidente Alberto Fernández aceptó ser parte del llamado Grupo Internacional de Contacto (GIC), la instancia que lidera la Unión Europea para intentar una salida negociada entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, lo que llaman la “salida pacífica” a la crisis.

Con este movimiento en política exterior, el Gobierno se mantiene alejado de las posiciones regionales duras hacia el régimen de Maduro, en especial del gobierno de Donald Trump y del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Argentina se alejó del Grupo de Lima y de las posturas duras de la OEA.