Trípoli. PROYECTILES DE la OTAN impactaron el complejo del líder libio Muammar Gaddafi este jueves, unas horas después de que apareció en televisión para disipar rumores de que había muerto, dijeron funcionarios del gobierno.

En horas de la madrugada era posible escuchar el ruido de los proyectiles al surcar el cielo, seguido de fuertes explosiones. Algunos edificios del masivo complejo de Gaddafi en el centro de la ciudad parecían haber sido alcanzados, incluyendo lo que parece ser un complejo subterráneo junto a las ruinas de un edificio bombardeado en 1986, que Gaddafi conserva como un monumento.

Moussa Ibrahim, vocero del gobierno, dijo que tres personas murieron en el ataque al complejo de Bab-Al-Aziziya y que 27 resultaron heridas. Los ataques parecen ser parte de una campaña más intensa de bombardeos de la OTAN y reflejan una mejor coordinación con las fuerzas rebeldes, que en días recientes han logrado importantes avances en Misurata.

Ibrahim rechazó que los proyectiles hayan alcanzado el búnker subterráneo, afirmando que impactaron un tanque de tratamiento de drenaje. Sin embargo, en una visita de inspección, varios reporteros internacionales constataron las ruinas de una cámara de al menos 10 metros de profundidad, hecha de concreto reforzado.

Más tarde, Ibrahim se corrigió y aseguró que se trataba de un complejo administrativo, sin ninguna implicación militar. Todos los muertos y heridos son civiles.

El miércoles, Gaddafi llegó sorpresivamente al hotel donde se hospedan los periodistas extranjeros. Ahí también estaban varios líderes tribales con los que se reunió Gaddafi.

La misma visita se transmitió en vivo en la televisión estatal, con la intención de demostrar que Gaddafi está vivo, después de los ataques de la OTAN a su complejo residencial el pasado 30 de abril.

En Misurata, las fuerzas rebeldes aseguraron sus avances de la víspera, pues aparte del aeropuerto, capturaron grandes territorios alrededor de la ciudad que habían estado en manos del gobierno.