La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, enfatizó la responsabilidad del régimen sirio de proteger a su gente , tras el terrible ataque químico en Siria contra un bastión rebelde.

Aunque Mogherini admitió hace unos meses que conversar sobre la posguerra en Siria podría parecer un poco surrealista , matizó que estas conversaciones no comenzarán hasta que se haya iniciado una transición política .

Las noticias de hoy son terribles. Son un recordatorio trágico del hecho de que la situación en el terreno sigue siendo dramática , expresó.

Justo el día del ataque tuvo lugar en Bruselas la conferencia entre la ONU y la Unión Europea (UE) para abordar el futuro de Siria.

Naciones Unidas alertó de la situación desesperada de los refugiados sirios. La situación es cada vez más desesperada , dijo en un comunicado el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, quien celebró las donaciones ya realizadas , aunque advirtió que éstas no responden en realidad a las necesidades .

La agencia de Naciones Unidas para los refugiados y para el desarrollo (PNUD) indicaron que la ONU sólo recibió 433 millones de dólares de 4,630 millones que consideran necesarios para ayudar en el 2017 a los 5 millones de refugiados que están viviendo en Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía.

Sin fondos adicionales, todas las áreas se verán limitadas este año , alertan en el comunicado.

Según Grandi, ya estamos viendo niños que no pueden ir a la escuela, familias que no pueden tener un acceso a un refugio adecuado o cubrir sus necesidades básicas .

La ayuda de la ONU sirve también para a atender a unos 4.4 millones de habitantes de los países vecinos, cuyas vidas se ven afectadas por la presencia de un gran número de refugiados. La historia es la misma en toda la región , señaló Helen Clark, administradora del PNUD.

Se esperaba que la conferencia, a la que fueron invitados más de 70 países y organizaciones internacionales, sirviera para hacer un balance sobre las promesas y las donaciones hechas por la comunidad internacional en febrero del 2016 durante una reunión similar en Londres.

En aquel momento, se prometieron cerca de 11,000 millones de dólares en ayudas y 41,000 millones de dólares en préstamos con tipos de interés reducidos y a varios años.

Pero la ONU cerró el 2016 sin financiación para casi la mitad de sus programas relacionados con el conflicto sirio, que describió como la peor catástrofe provocada por el hombre desde la Segunda Guerra Mundial .

En las ciudades asediadas, los pocos hospitales que han resistido a los bombardeos o en los campamentos de refugiados de los países vecinos las necesidades son enormes.

Para el 2017, Naciones Unidas calcula que necesitará 8,100 millones de dólares, 4,700 de los cuales irían destinados a los refugiados sirios y a las comunidades de los países de la región que los acogen.

Pasan los años de guerra y los recursos no logran llegar a Siria.