El Cairo. Los principales jueces de Egipto anunciaron que suspendían indefinidamente su trabajo, después de que los simpatizantes islamistas del presidente Mohamed Morsi rodearan el más alto tribunal de la nación con protestas y cánticos de: ¡No nos vamos a ir! Además, insultaron y bloquearon la entrada de los jueces en el día en el que iban a emitir un fallo polémico en contra del panel encargado de redactar la constitución del país, dominado por los islamistas.

En una declaración del Tribunal Constitucional Supremo que destacaba que el conflicto cada vez más personal entre Morsi y el Poder Judicial, los jueces describieron una campaña de asesinato moral en su contra y un ambiente cargado de odio, malicia y necesidad de venganza que desencadenó la escena atroz y vergonzosa de ayer.

Los 19 jueces -nombrados durante el régimen del derrocado presidente, Hosni Mubarak,- manifestaron que iban a suspender su trabajo hasta que sean capaces de seguir sin estar sujetos a presión moral o física .

En un día más de la emotiva transición democrática de Egipto, los revolucionarios que derrocaron a Mubarak están cada vez más divididos entre los islamistas políticos por un lado y los liberales, los seculares, y cada vez más el Poder Judicial, por el otro, en la búsqueda que una identidad moderna sea forjada en el país.

Morsi, quien es apoyado por la Hermandad Musulmana islamista, ha estado en una lucha de poder con el poder judicial desde que fue elegido en junio.