La Casa Blanca intentó restarle importancia a reportes de que el exjefe de campaña del presidente Donald Trump, Paul Manafort, trabajó clandestinamente para un magnate ruso, al indicar que las tareas se realizaron en la década pasada .

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, indicó que nada en la información, publicada por The Associated Press, hace referencia a acción alguna del presidente o de su equipo de gobierno.

Añadió que Trump no estaba al tanto de los clientes que Manafort tuvo en el pasado, y que no hay indicio alguno de que Manafort haya hecho algo inapropiado.

Spicer además comentó que la demócrata Hillary Clinton también tenía nexos con Rusia. Dijo que quien fue director de la campaña de Clinton, John Podesta, fue miembro de la junta directiva de una compañía energética con sede en Rusia y que Hillary Clinton fue el rostro de una política fracasada hacia Rusia .

La AP investigó y determinó que Manafort trabajó en secreto para un millonario ruso en defensa de los intereses del Kremlin hace una década y propuso un ambicioso plan estratégico para debilitar a la oposición antirrusa en las antiguas repúblicas soviéticas.

Esta revelación parece contradecir las afirmaciones realizadas por el gobierno de Trump y por el propio Manafort de que nunca trabajó para intereses rusos.

En un plan estratégico confidencial de junio del 2005, Manafort propuso influir en política, acuerdos comerciales y cobertura mediática en Estados Unidos, Europa y las exrepúblicas soviéticas para beneficiar al gobierno de Vladimir Putin. En ese momento, con el republicano George W. Bush en la Casa Blanca, la relación entre Estados Unidos y Rusia iba a peor.

El excolaborador de Trump presentó sus planes al magnate ruso del aluminio Oleg Deripaska, un aliado próximo a Putin con quien llegó a firmar un contrato anual de 10 millones de dólares a partir del 2006, según entrevistas con personas familiarizadas con el asunto y en registros empresariales confidenciales obtenidos por la AP. Manafort y Deripaska mantuvieron su relación comercial hasta al menos el 2009, según una persona conocedora del tema.

Somos de la opinión de que este modelo puede beneficiar mucho al gobierno de Putin si se emplea a los niveles correctos y con el compromiso adecuado con el éxito , escribió Manafort en el reporte del 2005 a Deripaska.

Respuesta de Manafort

En un comunicado a la AP, Manafort confirmó que trabajó para Deripaska en varios países pero señaló que su labor estaba siendo mostrada injustamente como inapropiada o ruin como parte de una campaña de desprestigio .

Trabajé con Oleg Deripaska hace casi una década representándolo en asuntos empresariales y personales en países donde tenía inversiones , explicó Manafort. Mi trabajo para el señor Deripaska no implicó representar intereses políticos rusos .