La policía colombiana investiga un supuesto robo en la embajada de Honduras en Bogotá, durante una fiesta realizada en diciembre pasado, a donde habrían sido llevadas prostitutas, informaron hoy las autoridades locales.

El jefe operativo de la Policía de Bogotá, coronel José Baquero, dijo a una radio local que a partir de testimonios que entregaron vecinos del sector, se iniciaron las indagaciones para aclarar lo sucedido en la sede diplomática.

"Estamos tratando de establecer el caso de las dos mujeres que se dedican a la prostitución y que entraron a la embajada. Estamos tratando de recoger más información sobre el tema", sostuvo el oficial colombiano.

Baquero informó que agentes policiales acudieron al inmueble, ante un llamado que se hizo por la desaparición de equipos de cómputo y de telefonía celular durante una fiesta celebrada el pasado 21 de diciembre en la delegación diplomática hondureña.

Recordó que de inmediato se puso a disposición un equipo especial para investigar el hecho, pero aseguró que un funcionario hondureño le indicó que el tema sería manejado internamente por el gobierno de ese país centroamericano.

"Lo que hemos podido averiguar es que dos mujeres, quienes fueron contactadas por un funcionario de la embajada, entraron en un vehículo a la sede diplomática en horas de la noche", detalló el coronel Baquero.

El diario hondureño El Heraldo aseguró este viernes que en la sede diplomática " hubo saqueos y actos de depravación" y que allí no sólo se robaron lo que pudieron, sino que hicieron hasta sus necesidades fisiológicas.

De acuerdo con la versión periodística, la fiesta fue organizada por el hondureño Jorge Mendoza, quien sería un "empleado personal" del embajador Carlos Humberto Rodríguez.

"Al amanecer, aturdidos por el alcohol y el sexo, las prostitutas y los amigos de Mendoza abandonaron la oficina, llevándose todo lo que encontraron a su paso", aseveró El Heraldo.

mac