París.- Un millar de jóvenes, según la policía y los organizadores, se reunieron el domingo en la plaza de la Bastilla de París para protestar, siguiendo el modelo de los "indignados" españoles, contra "el desempleo, la precariedad, la corrupción" y la "deriva de la democracia", comprobó un periodista de la AFP.

Los manifestantes exhibieron una gran pancarta con el lema "Democracia real ya", que colocaron sobre las escaleras de la Opera Bastilla y desplegaron otra en la plaza con el mensaje "París despierta".

Bajo la discreta vigilancia de las fuerzas de seguridad desplegadas a pocos metros de la plaza, los jóvenes gritaron consignar como "París levanta, sublévate".

Los manifestantes también mostraron pancartas con lemas alusivos al mayo del 68, en referencia a las revueltas lideradas por los estudiantes franceses en 1968: "Mayo del 68, pide lo imposible; mayo de 2011, consigue lo imposible" y también "El pueblo unido jamás será vencido".

"Hay que cambiar las estructuras económicas para una mejor repartición de los recursos mundiales, puesto que si continuamos como ahora, en la injusticia y la miseria, esto amenaza con acabar mal", advirtió Chantal Piganau, una profesora que participó en las manifestaciones.

"El soberano sois vosotros, no los legisladores que adoptan las directivas europeas sin hacerse preguntas, menos aún los dirigentes del BCE (Banco Central Europeo) y del FMI (Fondo Monetario Internacional) que nadie eligió", lanzó bajo una estruendosa ovación Céline Meneses, dirigente del Frente de Izquierdas recién llegada de España, donde estuvo para apoyar el movimiento de los "indignados".

La movilización parisina comenzó el 19 de mayo, siguiendo la estela del movimiento originado en España el 15 de mayo en la Puerta del Sol de Madrid. Desde entonces, cada semana, varias decenas de personas se concentran en la plaza de la Bastilla.

ATENAS TAMBIÉN SE LLENA DE "INDIGNADOS

Miles de atenienses ocupaban el domingo en la noche la plaza central de Atenas, frente al Parlamento, en el quinto día de una exitosa movilización contra la austeridad, calcada sobre el modelo español de los "indignados".

A las 19H00 locales, una hora después del comienzo del encuentro, la plaza Syntagma estaba repleta de numerosos jóvenes, parejas y familias en torno a un campamento de unas 50 tiendas, en plena organización, comprobó una periodista de la AFP.

Según la policía, unas 20,000 personas habían respondido a la convocatoria, hecha igualmente a través de las redes sociales, para manifestaciones en toda Europa reivindicando una "verdadera democracia".

"La violencia más grande es la pobreza", podía leerse en una pancarta.

Los manifestantes hacían también sonar cacerolas vacías, mientras que la consigna "ladrones!" era repetida regularmente.

"Estoy aquí para decir que estoy harta, no es normal que paguemos por los errores de los políticos", afirmó a la AFP Vivi Villa, una profesora de letras de 34 años.

"Es poco probable que estas manifestaciones influyan para cambiar algo en la actual política, pero al menos habremos dicho que no estamos de acuerdo", añadió.

La cita para este gigantesco encuentro fue lanzada tras el anuncio de un plan endureciendo la cura de austeridad dictada a Grecia por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional a cambio de su plan de ayuda, hace un año.

APR