Caracas.- La cúpula empresarial venezolana Fedecámaras rechazó hoy la declaración de "guerra económica" que formuló hace unos días el presidente Hugo Chávez y demandó que éste combata la inflación y el desabastecimiento.

"Nosotros construimos, no destruimos", aseguró este lunes en rueda de prensa el portavoz de Fedecámaras, Lope Mendoza, al término de una junta de directorio que analizó el llamado que Chávez hizo la semana pasada.

El gobernante declaró una "guerra económica" a la burguesía, a la que acusó de acaparar bienes de consumo masivo, y enfatizó: "me han declarado la guerra económica y yo les declaro la guerra económica".

"Vamos a ver quién puede más: ustedes burgueses de pacotilla o nosotros", dijo Chávez en una cadena nacional de radio y televisión.

Mendoza recalcó que el sector privado, representado en Fedecámaras, genera empleos y bienes para el consumo de la nación, pese a la animadversión del gobierno venezolano hacia el sector privado.

Advirtió que Fedecámaras "no es sólo un edificio en Caracas, sino que es cada empresario, pequeño, mediano o grande que tiene presencia en cualquier rincón del país".

"Es un gremio que tiene 66 años de existencia, democrático, que cada dos años renueva sus autoridades y que va a continuar prevaleciendo en este país. Este gremio seguirá existiendo aunque el gobierno piense lo contrario", sentenció Mendoza.

Enfatizó que "las armas que tiene el sector empresarial venezolano, bien sean grandes, medianos o pequeños, no es el armamento militar, sino el coraje, la valentía, es la fe en que el país tiene un futuro".

apr