El marido de la reina británica Isabel II, el príncipe Felipe, fue hospitalizado el miércoles en Escocia como una "medida de precaución", informó el Palacio de Buckingham, en la tercera vez en menos de un año en el que el duque de Edimburgo debe ser internado.

El príncipe se enfermó mientras estaba con la reina en Balmoral, la residencia real en Escocia. La BBC dijo que había recorrido en auto los 60 kilómetros que separan al castillo del hospital, lo que sugiere que el problema no sería demasiado serio.

"Fue llevado a la Enfermería Aberdeen Royal como una medida precautoria", dijo una portavoz del Palacio. El duque tiene 91 años.

"No tenemos más detalles y estamos esperando que el duque sea examinado", sostuvo la portavoz.

Pese a la debilidad de su salud, el duque ha seguido realizando apariciones públicas, sobre todo en los eventos que se realizaron este año para celebrar los 60 años de la reina en el trono.

Según la BBC, su última presentación en público fue a inicios de esta semana en el sur de Inglaterra.

Durante los pasados Juegos Olímpicos de Londres, acompañó a la reina a la ceremonia inaugural y además presenció junto con otros miembros de la familia real cómo su nieta Zara Phillips competía en un evento de equitación.

El príncipe debió ser hospitalizado dos meses atrás por una infección en la vejiga, en un hecho que ensombreció los cuatro días de festejos públicos por el reinado de su esposa, de 86 años.

En diciembre del año pasado, fue operado para desbloquear una arteria coronaria tras sufrir dolores en su pecho y pasó cuatro días en el hospital durante la Navidad.

El príncipe, que es el monarca consorte que más tiempo ha estado en su cargo en la historia británica, se ganó admiradores por su trabajo caritativo y su lealtad con la reina, pero también es conocido por su humor filoso y por sus metidas de pata con algunas declaraciones.

Hijo del exiliado príncipe Andrés de Grecia, Felipe se casó con la entonces princesa Isabel en 1947.

RDS