Roma.- Residentes de zonas afectadas por un devastador terremoto el año pasado y la policía se enfrentaron cerca de la oficina del primer ministro italiano en Roma.

Cientos de personas manifestaron en Roma pidiendo ayuda del gobierno para la reconstrucción de L'Aquila y otras zonas destruidas en el terremoto de abril del 2009.

Los choques ocurrieron cuando algunos de los manifestantes intentaban romper una barrera de la policía a tan sólo unas cuadras de la oficina del primer ministro, según reportes de la prensa local.

La prensa local señaló que dos manifestantes resultaron heridos.

El sismo mató a 300 personas y dejó a miles sin hogar. Residentes han criticado la lentitud en las obras de reconstrucción y piden subsidios.

KLM