Ciudad de Guatemala. El pasado lunes, la Policía Nacional Civil guatemalteca expulsó a 43 migrantes haitianos por orden del Instituto Nacional de Migración (INM), con esa medida, las autoridades guatemaltecas empezaron a dar cumplimiento de las políticas antimigrantes a las que llegaron con el gobierno del presidente Donald Trump en un acuerdo que fue suscrito, pero del que ambos gobiernos no dan detalles, informó el periódico Prensa Libre.

En el albergue destinado para migrantes detenidos, y que se encuentra ubicado en la zona 5 (la capital gutemalteca se divide en 25 zonas), había hasta este 11 de junio 60 migrantes que se rehusaban a ser expulsados por la PNC y el INM. Claman “humanidad” para dejarlos pasar y llegar a México.

Los cambios en las políticas migratorias son evidentes tres semanas después de la reunión que tuvo el presidente Jimmy Morales con Kevin McAleenan, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, en ese encuentro firmaron el acuerdo de cooperación.

El diario Prensa Libre reveló que la primera prueba de que las autoridades guatemaltecas implementan medidas más restrictivas es la expulsión de los migrantes haitianos y africanos que estaban recluidos en el albergue. El INM ha retornado a 43 personas a la frontera con Honduras, el país de procedencia, desde el sábado pasado, cuando fueron detenidos en la capital.

El pasado lunes en una conferencia el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, comentó: “Tenemos equipos que están trabajando allí —en Centroamérica— para conseguir acuerdos con esos países para poner la responsabilidad donde corresponde y asegurarnos de que sus ciudadanos no son los que tienen que atravesar México y entrar en Estados Unidos”.

Pinceladas del acuerdo

Han pasado mas de dos semanas desde que los gobiernos de Guatemala y Estados Unidos firmaron el acuerdo de cooperación para frenar la migración, ese documento no ha sido de dominio público y, con recelo, las autoridades han dado limitada información.

Las medidas que se han hecho públicas del acuerdo en el que también participaron los ministros de Gobernación de El Salvador y Honduras fueron acciones a “corto plazo” que se implementarán para combatir el tráfico de migrantes, narcotráfico, tráfico de armas y lavado de dinero.

Trabajo infantil

En Honduras ha crecido la migración infantil. Hicieron a un lado el calor de su hogar al igual que toda actividad que les generaba algo de dinero para subsistir y salieron en búsqueda del “sueño americano”. Eduardo y Maynor son dos niños originarios del municipio de San Juan, Intibucá, que emigraron a Estados Unidos. Uno de ellos desistió de seguir con las clases y corrió con suerte de pasar mojado al país del norte de América. El segundo sigue intentando ingresar al país del norte. Así lo informó el diario hondureño El Heraldo.

Por lo pronto, los centroamericanos desconocen a fondo el contenido del acuerdo con Estados Unidos.