El grupo extremista filipino a Abu Sayyaf difundió este lunes un video en internet sobre la decapitación del rehén alemán Jurgen Kantner, llevada a cabo la víspera después de expirar el plazo para el pago de su rescate.

El video, con una duración de un minuto con 43 segundos, muestra el momento en que un presunto militante del grupo yihadista corta con una guadaña el cuello del alemán y después muestra a la cámara la cabeza.

La grabación fue difundida en diversos sitios islamistas, los cuales fueron monitoreados por el portal de inteligencia estadunidense Site Intel Group, que se encarga de seguir las actividades de los principales grupos terroristas en el mundo.

De acuerdo con los primeros informes de las autoridades filipinas, Kantner habría sido decapitado la víspera en algún lugar de la sureña provincia de Zamboanga, aproximadamente a las 15:30 horas locales (07:30 GMT), 30 minutos después de haber expirado el plazo para el pago de su rescate.

Abu Sayyaf, que ha jurado lealtad al grupo Estado Islámico (EI), establecido en Siria e Irak, exigía al gobierno alemán el pago de 30 millones de pesos filipinos, equivalentes a unos 600,000 dólares, a cambio de la liberación de Kantner.

El director de la Policía Nacional de Filipinas, Ronald "Bato" de la Rosa, informó este lunes en rueda de prensa que la ejecución del ciudadano alemán tuvo lugar en la provincia sureña de Zamboanga, según un reporte de la cadena ABS-CNB.

"Aún tenemos que encontrar el cuerpo, pero, según los informes de inteligencia, su ejecución está confirmada", indicó el responsable policial.

Jurgen Kantner, de 70 años de edad, fue secuestrado en noviembre pasado cuando navegaba en yate en aguas del estado malasio de Sabah, colindante con el sur de Filipinas, en compañía de su esposa, Sabine Merz, quien fue asesinada a tiros por los secuestradores.

Kantner y su esposa habían sobrevivido hace ocho años a un secuestro por parte de piratas somalíes.

Abu Sayyaf ha intensificado sus actividades terroristas en el último año, secuestrando a decenas de personas para obtener millonarios rescates a cambio de su liberación.

Entre abril y junio del año pasado, el grupo islamista radical también decapitó a los canadienses John Ridsdel y Robert Hall, secuestrados en septiembre de 2015, tras fracasar las negociaciones para su liberación.

Ridsdel y Hall fueron secuestrados junto con el noruego Kjartan Sekkingstad y la filipina Maritess Flor en la isla de Samal, aunque estos últimos fueron liberados a salvo tras el pago de su rescate.

En un video anterior, difundido a principios de mes, Abu Sayyaf mostró a Kantner de rodillas, rodeado de varios de sus hombre fuertemente armados, uno de los cuales sostenía un arma cortopunzante en su cuello.

En la grabación, el rehén alemán pidió a sus familiares y al gobierno de Alemania cumplir las demandas del grupo extremista filipino para salvarlo, tras advertir que temía por su vida y que sus secuestradores tenían a otros 27 extranjeros.

Abu Sayyaf fue fundado en 1991 en la ciudad de Basilan, a unos 880 kilómetros al sur de Manila, por grupo de predicadores y forajidos que se comprometieron a hacer la Yihad (Guerra Santa), a través del extremismo y la delincuencia.

Estados Unidos y Filipinas han clasificado al grupo como una organización terrorista por los atentados mortales, secuestros y decapitaciones que han llevado a cabo en las últimas décadas en el archipiélago, que han causado la muerte de más de cinco mil personas.

erp