Nueva York. En un evento insólito, representantes del Grupo de Contacto Internacional (GCI) y del Grupo de Lima emitieron un comunicado de manera conjunta en el que reiteraron, en la sede de la ONU, su compromiso para lograr una transición pacífica en Venezuela que conduzca a elecciones libres y justas.

Destacaron su intención de contactar con otros actores internacionales relevantes que puedan ser parte de una solución, incluidos aliados de Maduro.

“Esto quiere decir que vamos a establecer contactos con las autoridades rusas, chinas, cubanas... para ver en qué medida todos podemos ayudar para buscar este proceso que tiene que concluir con estas elecciones libres y justas”, señaló el canciller de Perú, Néstor Popolizio.

“Decidimos implementar un programa para llegar a los países involucrados en apoyar al régimen ilegítimo de Maduro, para que sean parte de la solución”, recalcó el canciller peruano.

En cuanto a la ayuda humanitaria dirigida a los venezolanos, el GCI y el Grupo de Lima ampliarán el apoyo internacional y se asegurarán de que los actores humanitarios puedan prestar su asistencia sin restricciones ni interferencias políticas.

Rusia, fuera de Venezuela.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio a conocer que el gobierno de Rusia retiró a la mayor parte de su personal de Venezuela, tras dos meses de exhortar a Moscú a irse del país sudamericano.

“Rusia nos informó que han retirado a la mayoría de su gente de Venezuela”, anunció el mandatario en su cuenta de Twitter.