El sismo político que provocó el despido de James Comey como cabeza del FBI ha generado varias réplicas. Una de ellas ocurre en el seno de los demócratas del Senado al pedir que se nombre a un fiscal independiente para que continúe investigando los vínculos entre Rusia y Donald Trump.

Si alguna vez existió un momento en el que las circunstancias políticas justifican la existencia de un fiscal especial, es ahora , comentó Charles Schumer, líder de la minoría en el Senado. La reacción demócrata fue respondida por Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana. Acusó a los demócratas de hipócritas y se opuso a la idea de Schumer. Hoy escucharemos llamados a una nueva investigación que sólo servirá para impedir el trabajo que se está haciendo actualmente , comentó McConnell y complementó su idea asegurando que la investigación que está llevando a cabo el Senado es suficiente.

Quien defendió la decisión de despedir a Comey fue el vicepresidente Mike Pence. En una visita sorpresiva al Capitolio, comentó que el FBI tendrá un nuevo inicio al tener una nueva dirección. El presidente tomó la decisión correcta en el momento adecuado , expresó.

Amagan con llamar a Comey para que testifique en el Senado

Schumer también comentó que el grupo demócrata llamará al Senado a testificar a Comey en caso de que lo consideren necesario, tanto para que declare sobre su despido como sobre los vínculos de Trump con Rusia.

De manera inusual, la declaración de Schumer la hizo con los miembros de su grupo de senadores a sus espaldas, una imagen que describe la unidad del mensaje de su coordinador.

Varios senadores republicanos ponen en duda la decisión de Trump. Entre ellos, destaca Richard Burr, presidente del Comité de Inteligencia del Senado; Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores; y el senador Jeff Flake.

Los demócratas y los republicanos que tienen dignidad deberían de presionar al gobierno para que nombre a un fiscal independiente , comentó Jon Favreau, escritor de discursos del presidente Barack Obama.

La petición de una investigación independiente se está convirtiendo en un grito de guerra emocional para los demócratas en todo el país.

El domingo, en un evento en Des Moines, Iowa, la senadora Amy Klobuchar se llevó grandes aplausos cuando el presentador recordó que ella fue una de las primeras funcionarias en haber llamado a una investigación sobre los vínculos de Rusia con Trump.