Roma.- Grecia se encuentra hoy prácticamente paralizada por otra huelga general de 48 horas y manifestaciones de protesta contra el nuevo plan de austeridad del gobierno, que será votado por el Parlamento este miércoles.

Pese a las declaraciones del primer ministro Antonis Samaras de que los recortes son necesarios y que serán los últimos, miles de trabajadores respondieron al llamado del paro nacional y salieron a las calles de Atenas y otras ciudades para expresar su rechazo.

La huelga general, la cuarta en mes y medio, fue convocada por la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE), que congrega a trabajadores del sector privado, y la Federación Sindical de los Funcionarios (ADEDY), que representan a los del sector público.

La Policía informó que alrededor del mediodía una 40,000 personas estaba ya congregadas en y los alrededores del centro de Atenas y unas 20,000 más en la ciudad de Tesalónica para participar en una magna manifestación contra las medidas de austeridad.

El plan con el que el gobierno griego busca ahorrar 18,500 millones de euros hasta el 2016, será sometido a votación en el Parlamento mañana miércoles, en una sesión de emergencia, según la agencia de noticias ANMA, que también se unió a la huelga.

La aprobación del documento de 1,500 páginas permitirá desbloquear a fines de mes el siguiente tramo del rescate a Grecia de 31,000 millones de euros de la troika, la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entre las medidas contempladas en el nuevo plan de austeridad está el despido de 5,000 empleados públicos antes de fin de año y de una cantidad similar cada trimestre a partir de enero de 2013 y hasta fines de 2015, para llegar a un total de 150,000 despedidos.

Además de una reducción del 12.0% en el pago de pensiones, el retraso de la edad de jubilación de 65 a 67 años de edad, un alza en los precios de la energía de hasta un 40.0%, entre otras acciones.

La huelga obligó el cierre de todas las escuelas desde educación inicial hasta nivel superior, interrumpió el servicio de transporte público, provocó el retraso o cancelación de vuelos, por el paro escalonado de controladores aéreos.

Además, el paro generó la suspensión de actividades marítimas, del servicio de la red nacional de tren, al metro, autobuses, tranvías y de taxis en prácticamente toda la capital griega, así como las actividades de magistrados y otras áreas de justicia.

Empleados y funcionarios públicos, maestros, médicos y personal del hospital, así como comerciantes, abogados, ingenieros civiles y empleados bancarios, también participan en la nueva huelga general, la sexta en lo que va del año.

A la huelga general de 48 horas también se unieron periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, que trabajan de manera parcial y cubren sólo la información relacionada al paro laboral y a las manifestaciones de protesta, que seguirán a lo largo de la semana.

mac