El último líder soviético Mijaíl Gorbachov acusó este jueves a Estados Unidos de arrastrar a Rusia a una nueva guerra fría que podría degenerar en un conflicto armado.

"No se oye más que hablar de sanciones de Estados Unidos y de la Unión Europea contra Rusia. ¿Han perdido la cabeza?", dijo Gorbachov, citado por la agencia Interfax.

"Estados Unidos (...) nos arrastra a una nueva guerra fría", añadió el padre de la perestroika, apreciado en Occidente por su papel en la caída del muro de Berlín en 1989.

Estados Unidos "nos conduce a una nueva guerra fría, intentando abiertamente aplicar su genial idea de siempre querer triunfar", criticó el antiguo dirigente, de 83 años.

"íA dónde nos va a llevar todo esto? La guerra fría ya está declarada. ¿Y ahora? No puedo afirmar con seguridad que la guerra fría no vaya a conducir a una guerra de verdad. Me temo que (los estadounidenses) se arriesgarán a ello", añadió.

Las relaciones entre Rusia y los países occidentales se han deteriorado a un nivel sin precedentes desde la caída de la Unión Soviética en 1991.

Tras la anexión de la península de Crimea por Rusia y el estallido de una guerra que ha causado más de 5,000 muertos desde abril en el este de Ucrania, Washington y Bruselas adoptaron varias tandas de sanciones económicas contra Moscú.

Estados Unidos amenazó el miércoles con nuevas sanciones afirmando que el precio a pagar "seguirá aumentando" si Rusia no deja de apoyar a los separatistas prorrusos en Ucrania.

Los ministros de Relaciones Exteriores europeos se reúnen este jueves en Bruselas para examinar el aumento de violencia en el este de Ucrania y el bombardeo de la ciudad portuaria de Mariupol, que causó 30 muertos el sábado.

Todo apunta a que la Unión Europea ampliará la lista negra de personas sancionadas, informó el miércoles una fuente europea. Según varias fuentes en Bruselas, también prolongará la primera tanda de sanciones contra los separatistas ucranianos y responsables rusos, que expira en marzo.

erp