Hay una creciente actividad en el gobierno de Donald Trump para elaborar una lista de medidas en represalia contra China por su papel en el brote del coronavirus, dijeron tres fuentes, incluido un funcionario estadounidense familiarizado con el asunto, pero advirtieron de que aún se estaba en una etapa inicial.

El presidente Donald Trump ha mostrado un creciente malestar con China en las últimas semanas por la pandemia, que ha costado decenas de miles de vidas sólo en Estados Unidos, donde además provocó una contracción económica y amenazó las posibilidades de Trump de ser reelegido en noviembre.

Un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, confirmó que se estaban discutiendo una serie de opciones, pero que aún no habían llegado al equipo de seguridad nacional más importante de Trump ni al presidente.

Funcionarios de una serie de agencias están discutiendo opciones de manera informal por ahora, entre ellos se incluye a personal del Departamento de Estado, el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el Departamento del Tesoro y el Pentágono, dijeron dos de las fuentes.

"Hay una discusión sobre cuán difícil es golpear a China y cómo calibrarlo adecuadamente", dijo una de las fuentes mientras Washington camina por una cuerda floja en sus lazos con Pekín, porque le compra equipos de protección personal (PPE) para el personal de salud y tiene un acuerdo comercial sensible.

El Washington Post, citando a dos personas con conocimiento de las discusiones internas, informó el jueves que algunos funcionarios habían discutido la idea de anular parte de la deuda estadounidense que posee China, como una forma de atacar a Pekín por lo que consideran su falta de franqueza sobre la pandemia de Covid-19.

El principal asesor económico de Trump negó el informe. "La fe y el crédito pleno de las obligaciones de deuda estadounidense son sacrosantos. Punto. Punto final", dijo a Reuters el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

"Lo mismo respecto de la condición del dólar estadounidenses como moneda de reserva", dijo Kudlow. "La historia está completamente equivocada".

Trump dijo a Reuters en una entrevista el miércoles que estaba viendo diferentes opciones en términos de consecuencias para Pekín sobre el virus. "Hay mucho que puedo hacer", dijo.