El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este viernes que invertirá 1,700 millones de dólares para ayudar a los estados y a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) a combatir las variantes del Covid-19 que se están propagando rápidamente entre la población.

La inversión, que será parte del paquete de rescate impulsado por el gobierno demócrata, mejorará la detección, vigilancia y mitigación de estas variantes al reforzar las tareas de secuenciación genómica, un paso clave para contener los contagios, dijo la Casa Blanca.

La cepa original del Covid-19 representa solo cerca de la mitad de los casos en Estados Unidos hoy en día. Las variantes nuevas y potencialmente más peligrosas del virus integran la otra mitad", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

A inicios de febrero, los laboratorios de Estados Unidos solo lograban secuenciar 8,000 muestras del coronavirus por semana. Desde entonces, el gobierno ha destinado casi 200 millones de dólares para incrementar la secuenciación genómica hasta 29,000 muestras por semana, un esfuerzo que buscará acelerar con más financiamiento.

El plan será desglosado en tres áreas: 1,000 millones de dólares destinados a expandir la secuenciación genómica; 400 millones de dólares para ayudar a construir seis centros de investigación epidemiológica; y 300 millones de dólares para levantar infraestructura nacional de bioinformática en epidemias, la cual ayudará a almacenar datos de registro.

La primera parte del financiamiento será distribuida a inicios de mayo y la próxima ronda será invertida en los meses posteriores, dijo la Casa Blanca.

El Gobierno también ofreció detalles de los fondos derivados para los estados. California recibirá más de 17 millones de dólares, en tanto, Texas tendrá 15 millones de dólares y Florida se beneficiará con más de 12 millones de dólares de recursos fiscales adicionales.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo el jueves que Estados Unidos se estaba preparando para la posibilidad de requerir una dosis de refuerzo de vacunas contra el Covid-19 unos 12 meses después de que las personas reciban la primera tanda de inmunización de dos inyecciones.