Washington. La empresa de productos alimenticios para el mercado latino Goya Foods está en el centro del debate en Estados Unidos después de que su consejero delegado alabara al presidente Donald Trump, lo cual desató llamados a un boicot que el mandatario respondió este miércoles atizando la controversia.

La popular marca de alimentos, que produce desde adobos hasta frijoles y salsas, se vio envuelta en la polémica desde que la semana pasada su consejero delegado, Robert Unanue, asistió a un evento en la Casa Blanca donde expresó que Estados Unidos está “bendecido” por tener a Trump como presidente.

“Todos somos verdaderamente bendecidos... de tener un líder como el presidente Trump, que es un constructor”, dijo desde el Jardín de las Rosas. “Tenemos un constructor increíble, y oramos. Oramos por nuestro liderazgo, nuestro presidente”, agregó.

Desde entonces se desató la tormenta llamando a boicotear esta empresa, ya que la comunidad latina ha sido blanco de comentarios denigrantes por parte del presidente, sobre todo en su campaña del 2016 cuando se refirió a los mexicanos como “violadores” y “criminales” y, según reportes de medios, por calificar a El Salvador como un “país de mierda” en una reunión de la Casa Blanca en el 2018.

En tanto, Unanue se mantuvo firme en sus declaraciones y repitió los comentarios en una entrevista del viernes pasado, en la que le dijo a Fox News que no se estaba disculpando y calificó el movimiento de boicot posterior como “supresión de discurso”.

A menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales, en internet se multiplicaron los comentarios de personas compartiendo sus recetas para hacer su propio adobo, pero también los llamados a comprar más productos para mostrar un apoyo político, con etiquetas como el “desafío Goya”.

Los Trump expresan su apoyo

Goya Foods es la compañía hispana privada más grande del país. No está claro cómo los llamados a un boicot han impactado sus negocios pero Trump celebró afirmando en Twitter que la empresa Goya “lo está haciendo genial”.

“La máquina de difamación de la izquierda radical fracasó. ¡Las personas siguen comprando como locas!”, destacó el mandatario.

Mientras que su hija y asesora de la Casa Blanca, Ivanka Trump, también expresó su apoyo a Goya Foods al publicar una imagen desde su cuenta de Twitter el martes por la noche donde posa con una lata de frijoles negros con el mensaje “If it’s Goya, it has to be good. Si es Goya, tiene que ser bueno”.

El tuit de Ivanka generó más de 35,000 retuits y 62,000 “Me gusta” en menos de cuatro horas pero también una ola de críticas.

Sin embargo, sus comentarios podrían estar violando las normas éticas que prohíben el uso de cargos públicos para promocionar productos, servicios, empresas u obtener ventajas personales en negocios.

La popular congresista demócrata de origen puertorriqueño Alexandria Ocasio-Cortez respondió con un tono satírico también en español “Si es Trump, tiene que ser corrupto”.

En una serie de tuiters el exdirector de la Oficina de Ética del Gobierno Walter Shaub dijo que sí, que “el tuit de Goya fue una violación de la ética”.

Trump mantuvo el pulso agregando además una fotografía suya en el Despacho Oval sonriendo con varias latas de productos Goya.