Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) seguirán comprometidos con los procesos de paz durante el próximo gobierno en Colombia, pese al llamado a guerra de la extrema derecha y de que el segundo grupo rebelde descarta un acuerdo antes de las elecciones del 2018.

Las mayores guerrillas de Colombia, en proceso de desarme y de negociación, respectivamente, ratificaron su voluntad de terminar con el conflicto de más de medio siglo, tras una reunirse dos días en Cuba.

Buscaremos que el presente esfuerzo por la solución política comprometa a las distintas fuerzas que participan en el debate hacia las elecciones del 2018 , informaron.

El jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño, y Nicolás Rodríguez, líder del ELN, agregaron que tratarán de evitar que los llamados a la guerra que hace la extrema derecha y no hagan reversar este impulso.