Tras tres semanas de protestas por su reelección y haber perdido el apoyo de Fuerzas Armadas y policía, el presidente de Bolivia, Evo Morales renunció a su cargo. Después del anuncio transmitido en televisión, miles de bolivianos salieron a las calles a festejar su salida.