Ciudad de México. El domingo se llevarán a cabo las elecciones presidenciales y legislativas en Bolivia, en las que el presidente izquierdista Evo Morales espera obtener el triunfo para gobernar por cuarta ocasión consecutiva. Sin embargo, su más cercano opositor, el centrista Carlos Mesa, pide el voto para sacar a Morales del poder.

La empresa encuestadora VíaCiencia reveló que Morales tiene 38.8% de intención de voto, y Mesa 28.4 por ciento. El domingo, los bolivianos también elegirán 166 miembros del Congreso bicameral.

Mario Torrico, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, indicó que “Morales ganará en primera vuelta, pues mostró desde que fue presidente (…) que tiene el voto efectivo del ámbito rural y que representa 40 por ciento”.

Para Francisco Franco, académico de la Universidad Iberoamericana, “lo más probable (es que se vayan a) la segunda vuelta con base en las encuestas, que revelan una contienda presidencial muy cerrada, siendo la oportunidad del expresidente Carlos Mesa y de su partido, Alianza Comunidad Ciudadana, de capitalizar el desgaste de Morales tras tres periodos en el poder”.

Añadió que Morales y Mesa buscan el voto de los indecisos (10 por ciento). “Habrá bolivianos que prefieran malo por conocido que bueno por conocer y se inclinen por Evo, pero existe el voto de castigo para el régimen presidencial, y con este escenario se puede dar la sorpresa de la segunda vuelta que beneficiaría sin duda a Mesa”.

Piso disparejo

Torrico comentó que la elección “tiene un nivel de competencia muy disparejo, debido a la falta de financiamiento público para los partidos políticos, y poco se puede hacer frente al presidente Morales, quien es omnipresente”.

Francisco Franco detalló que “Evo Morales ya empieza a tocar la raya de un dictador. Él impulsa un proyecto económico con resultados muy positivos, que ha logrado reducir los índices de pobreza, pero (…) los dictadores aparecen en la medida en que las instituciones (…)no son suficientemente fuertes”.

Morales, va por la cuarta.