A ocho días de que México enviara una nota diplomática al gobierno de Estados Unidos, tras el ataque ocurrido en El Paso, Texas, en el cual fallecieron 22 personas, entre ellas ocho mexicanos, la embajada estadounidense en nuestro país reiteró que ya se considerán las peticiones mexicanas.

En respuesta a la nota mexicana, la representación diplomática destacó que el FBI sigue investigando de manera profunda el ataque, así como otras posibles amenazas terroristas internas en contra de ciudadanos mexicanos.

También refrendó el compromiso de compartir información sobre la investigación del ataque y otras amenazas con la Fiscalía General de la República (FGR) incluyendo otras agencias de México, tal lo acordado en el encuentro de seguridad que se realizó el 13 de agosto.

“La embajada valora nuestro diálogo continuo con el Gobierno de México y aprovecha esta oportunidad para renovar a la Secretaría de Relaciones Exteriores sus más altas consideraciones”, se expresa en la nota.

 

A raíz del ataque contra connacionales en territorio de Estados Unidos el gobierno mexicano anunció que se analizará interponer una denuncia por terrorismo así como la eventual extradición del atacante identificado como Patrick Crusius.

De acuerdo con especialistas la extradición a México por terrorismo sería muy difícil, sin embargo, el acusado si podría ser juzgado por los delitos de homicidio y de lesiones.