Estados Unidos extenderá la exención de deportación y los permisos de trabajo para más de 300,000 salvadoreños, hondureños y otros inmigrantes en el país e inscritos en un programa conocido como Estatus de Protección Temporal (TPS).

Las prórrogas para El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua y Sudán durarán hasta el 31 de diciembre de 2022, según los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (UCSIS) y fueron necesarias como parte del litigio en curso sobre los intentos del expresidente Donald Trump de poner fin a la mayoría de las inscripciones en el programa.

La "extensión asegura el continuo cumplimiento de varias órdenes judiciales emitidas por las cortes de distrito federal", dijo el USCIS.

Los beneficiarios actuales bajo las designaciones de TPS no necesitan pagar una cuota ni presentar ninguna solicitud para mantener su TPS y su documentación relacionada con TPS se extiende automáticamente durante el período designado.

La medida decepcionará a algunos demócratas y activistas pro-inmigrantes que habían presionado al gobierno del presidente Joe Biden para que ampliara el programa y así incluir a cientos de miles de inmigrantes adicionales, en vez de simplemente extenderlo para aquellos que ya están inscritos.

Biden, un demócrata, ha defendido y ampliado el programa TPS, que otorga permisos de trabajo y exención de deportación a inmigrantes en Estados Unidos que provienen de países golpeados por la violencia o desastres naturales. Trump, un republicano, intentó ponerle fin pero fue bloqueado en un tribunal federal. Varias de las designaciones se han renovado durante décadas.

Desde que Biden asumió el cargo el 20 de enero, su administración ha otorgado exención de deportación a alrededor de 500,000 venezolanos y haitianos a través del programa TPS. La administración también ha extendido las protecciones a miles de personas de Myanmar, Somalia, Siria y Yemen.