Henrique Capriles calificó con rapidez la decisión del Tribunal como golpe de Estado. Desde Colombia, país a donde viajó para solicitar ayuda humanitaria para Venezuela reveló ante la prensa: ocurrió un hecho muy grave, otro más, en nuestro país. Se materializó un golpe de Estado. No se puede calificar de otra forma .

En Venezuela se ha dado un madurazo, con apoyo de un Tribunal, en el que la mayoría de magistrados no cumple con los requisitos para estar allí , dijo Capriles. Contrastó este episodio con la situación que atravesó Perú en 1992, cuando el presidente Alberto Fujimori anunció la intervención del Congreso de la República.

Éste es un escenario distinto porque en este momento usted no ve que haya tanques ni la Fuerza Armada esté rodeando al Parlamento, no lo hicieron de esa forma, lo están haciendo a través del Tribunal Supremo de Justicia , explicó.

Aseguró que el Tribunal materializa el cierre el Parlamento y desconoce la voluntad del voto de la expresión popular de más de 14 millones de venezolanos que eligieron a la Asamblea Nacional.

Ante ello, solicitó a la Organización de Estados Americanos a convocar urgentemente a su Consejo permanente para que se aborde la situación del país sudamericano.

Si en un país usted desconoce al Parlamento, que es la institución más representativa de la democracia, quiere decir que usted está sepultando la democracia. Si no hay democracia, instituciones, no habrá solución a las crisis humanitarias. Es decir, más pobreza, más dificultades , reclamó.

El mundo reclama

Estados Unidos, la Unión Europea y varios países latinoamericanos condenaron la decisión del Tribunal.

Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña enormemente las instituciones democráticas de Venezuela y niega a los venezolanos el derecho a dar forma a su futuro. Lo consideramos un grave retroceso para la democracia , dijo el vocero del Departamento de Estado, Mark Toner.

[email protected]economista.mx