Elsa se debilitó hasta convertirse en una tormenta tropical a medida que se acercaba a la costa del Golfo de Florida en las primeras horas del miércoles aunque seguía dirigiéndose hacia el continente con vientos racheados y fuertes lluvias, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

La advertencia de huracán para gran parte de la costa oeste del estado ha sido sustituida por una advertencia de tormenta tropical, dijo el NHC, a pesar de que, según el organismo, la fuerza de Elsa puede aún variar antes de tocar tierra.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, estimó que la tormenta entrará en el continente por la costa norte del estado en algún momento entre las 8:00 horas y las 9:00 hora local (12:00-13:00 GMT), y pidió a los ciudadanos que estén atentos a las alertas meteorológicas en sus teléfonos.

"Este no es un momento para pasear", dijo en una rueda de prensa el martes por la noche. "Hay condiciones peligrosas ahí fuera".

La tormenta se ubicaba unos 115 kilómetros al noroeste de Tampa con vientos máximos cercanos a los 100 km/h, dijo el NHC en un comunicado de las 5:00 hora local (09:00 GMT).

Ante el aumento esperado del nivel del agua hasta 1,5 metros debido a los vientos, el aeropuerto de Tampa anunció la suspensión de vuelos comerciales desde las 17:00 horas locales y hasta al menos las 10:00 del miércoles.

La vicegobernadora de Florida, Jeanette Nuñez, exhortó a los habitantes del estado a aprovisionarse de agua y alimentos y prepararse para posibles cortes de electricidad durante unos días.

Si hay órdenes de evacuación en su área, es por su propia seguridad, los condados abrirán centros de alojamiento de emergencia", dijo en rueda de prensa.

Tras la muerte de tres personas en República Dominicana y Santa Lucía, la tormenta azotó Cuba el lunes dejando fuertes lluvias a su paso pero sin causar grandes daños.

Elsa se había convertido el viernes en el primer huracán de la temporada en el Atlántico, categoría uno, y luego fue degradado a tormenta tropical el sábado después de debilitarse.

Más de 100,000 personas fueron evacuadas de áreas costeras o bajas cuando la tormenta atravesó Cuba, donde se informaron vientos de hasta 100 km/h.

109 aún desaparecidos en Surfside 

El pasaje de Elsa por Florida se produce menos de dos semanas después de la tragedia de Surfside, una localidad a unos 20 km del centro de Miami donde un bloque residencial de 12 pisos colapsó parcialmente la madrugada del 24 de junio por causas que aún se investigan.

La alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo a periodistas el martes por la tarde que el número de muertos aumentó a 36 con el hallazgo de otros cuatro cuerpos entre los escombros.

De los fallecidos, 29 fueron identificados, entre ellos un chileno, una uruguaya, un venezolano y una uruguaya-venezolana.

Levine Cava señaló que 109 personas aún figuraban como desaparecidas y que las autoridades habían podido confirmar que 70 estaban en el edificio de 12 pisos en el momento del derrumbe. Entre los afectados había muchos latinoamericanos de varios países.

"Sabemos que puede haber personas que se encontraban en el edificio y que nadie las haya reportado", dijo la alcaldesa, asegurando que la policía "se asegurará de identificar correctamente quién estaba y quién no estaba en este edificio".

El jefe de bomberos de Miami-Dade, Alan Cominsky, dijo que la demolición el domingo por la noche de la parte del edificio que aún estaba en pie había permitido a los equipos de búsqueda expandir sus operaciones.

Más de 200 miembros de cuadrillas de rescate trabajaban sobre los restos del bloque residencial, de donde fueron retiradas unas 2.500 toneladas de escombros, según las autoridades.

Las labores en el sitio se vieron también interrumpidas por un rayo.

Estamos monitoreando de cerca el estado del tiempo", señaló Levine Cava, destacando las "condiciones extremadamente adversas y desafiantes" en que trabajaban los rescatistas.

El alcalde de Surfside, Charles Burkett, dijo que ingenieros estaban llevando a cabo una "revisión estructural completa" de otros edificios altos en la ciudad, incluido Champlain Towers North, una torre de condominios "hermana" a la que se desplomó.

Las autoridades tienen "profundas preocupaciones sobre ese edificio" y algunos residentes se han mudado, indicó.