Washington. El presidente Trump no puede bloquear a sus críticos que lo siguen en Twitter, sentenció una corte federal de apelaciones en un caso que genera un precedente sobre cómo los funcionarios electos de todo el país interactúan con los electores a través de las redes sociales.

La decisión de la Corte de Apelaciones con sede en Nueva York confirma que Trump violó la Primera Enmienda cuando bloqueó a un grupo de usuarios que lo criticaban.

“La Primera Enmienda no permite que un funcionario público que utiliza una cuenta de redes sociales para propósitos oficiales excluya a las personas de un diálogo en línea debido a sus opiniones con las que el funcionario no está de acuerdo”, escribió el juez Barrington Parker en la decisión unánime del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Segundo Circuito.

Los hábitos de Trump en Twitter a través de su cuenta @realDonaldTrump fueron fundamentales para la resolución del caso presentado por siete personas bloqueadas por el presidente en el 2017.

La Primera Enmienda impide que el gobierno bloquee o excluya las opiniones con las que no está de acuerdo en lo que se conoce como “discriminación de puntos de vista”.

Los abogados del Instituto Knight en la Universidad de Columbia, que representan a los usuarios bloqueados, dijeron que la cuenta de Twitter de Trump es una extensión de la Presidencia.